El jugador del Viveros Herol Nava Oleg Kisselev trata de parar a un contrincante. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Una semana después de recuperarse de la derrota en Aranda, superando al Conservas Alsur Antequera en Nava de la Asunción, el Viveros Herol afronta el desplazamiento más largo de la temporada hasta el pabellón Blanc i Verd de Girona, donde le espera el Handbol Bordils, un conjunto que se sitúa en mitad de la tabla en la División de Plata, gracias en buena medida al buen trabajo que realiza en su cancha, donde ha ganado siete de los nueve partidos que ha disputado.

El equipo que dirige Sergi Catarain parte con la ausencia de Arnau Palahí, uno de sus mejores hombres entrando desde el lateral. Pero sin su jugador franquicia, el Bordils logró derrotar con mucha contundencia al Vestas Alarcos hace dos jornadas, con jugadores como Sergi Mach o Marc Combis tomando el relevo anotador de su compañero, pero con otros como Esteve Ferrer dirigiendo con mucho acierto.

PACO BERNABÉU, BAJA

De nuevo la fortaleza defensiva del equipo de Dani Gordo se verá puesta a prueba por un oponente que no duda a la hora de lanzarse al ataque, pero que suele mostrar bastantes altibajos en su juego. De nuevo una buena entrada al partido será importante, como también lo será el saber gestionar defensivamente los momentos inspirados que tendrá el equipo gerundense, y que suelen prolongarse durante bastantes minutos jugando en casa, y aprovechar los de más irregularidad, que también los tiene.

Después de un buen número de jornadas contando con toda la plantilla, salvo Rosales, para este encuentro será baja Paco Bernabéu, con problemas en un codo. Pero teniendo en cuenta el importante partido que tiene por delante el conjunto de Segunda frente a La Virgen del Camino, el cuerpo técnico ha optado por no llamar a ningún jugador para suplir su baja. Nicolo será el encargado de ocupar el extremo derecho, y más que probablemente Antonio Llopis le echará una mano cuando sea necesario, no en vano ya ha ocupado esa demarcación en algunos momentos de los partidos, con buenos resultados. El resto del plantel se encuentra en buenas condiciones para la disputa de un encuentro exigente frente a un rival que es capaz de lo mejor, y de lo peor, pero que en su cancha suele crecerse.