Publicidad

La Gimnástica Segoviana cimentó el guión a seguir de su temporada en el trofeo IMD, disputado contra el Real Valladolid B. El cuadro de Manuel González se impuso con solvencia a un contrincante de Segunda B -aunque se presentó en La Albuera con varios juveniles- y, más allá del 4-2 conseguido, las sensaciones puestas en liza sentaron los pilares para el nuevo curso, con un serial de jugadores dispuestos y con oficio.

El trasteo de apertura derivó en iniciativa blanquivioleta, pero sin determinación. Más ágiles de movimientos, aunque la Gimnástica edificó su estructura defensiva con solidez. Los azulgranas fueron los primeros en personarse en el perímetro rival a través de una vertical acción de Dani Abad, que finalizó con ortodoxia. Sin embargo, a los diez primeros minutos el resultado se tornó en inverso con un gol en propia puerta de Javi Marcos (0-1).

Aun así los locales se mantuvieron firmes, sobre todo en el triángulo de ataque formado por Ivi, Borrego y Abad, que dieron continuidad a los balones vertidos por Asier desde el centro del campo y Rubén desde la banda izquierda. Sobre estas líneas, obtuvieron una falta en la posición soñada para un zurdo y Rubén se lució con un ajustado disparo a la madera tras superar a la barrera para colocar las tablas en el marcador (1-1).

Con el empate, la Segoviana fue más constante y gozó de dos oportunidades, una de Borrego y otra de Ivi, que pudieron ser válidas para desequilibrar la balanza. A estas ocasiones, se sumó una salida de un córner en la que un defensor visitante peinó un balón que se estrelló en el palo.

Paso al frente

Paso al frente del equipo de González, que justo antes del descanso vio como Abad perforaba el ratio vallisoletano y, tras su disparo, el esférico quedó en punto muerto para que Borrego pusiera la rúbrica a un buen primer tiempo (2-1).

Ya en la segunda parte saltaron Dani Arribas, Elías, Peli, Álex Conde y el joven guardameta David García, cedido precisamente por el Valladolid B. Momento de pruebas, en el que González colocó a Viti de mediocentro, a Domingo de central y a Asier de lateral. Por el bando de Javier Baraja tomaron parte Dali y Segura y comenzaron más enchufados, pero rápido su rapidez en el arranque poco tardó en difuminarse.

Uno crece, otro mengua

Reaccionó la Gimnástica y Borrego, con un cambio de ritmo en la zona de tres cuartos, asistió en bandeja a Elías para sellar el tercero (3-1). Después vino un carrusel de cambios por parte de los dos conjuntos y los visitantes terminaron de desinflarse.

La inteligencia de Diego Gómez y un desliz del meta Samu se tradujo en el cuarto al robarle un balón en su propio área (4-1). Ya en el final, los de Baraja maquillaron el resultado con un gol de Doncel (4-2).