El centrocampista del CD La Granja Alberto Terleira controla un balón ante la presión de un rival. / KAMARERO
Publicidad

Llega la última jornada de la competición del Grupo VIII de la Tercera División y tres equipos se encuentran luchando por un único puesto que de la permanencia. Entre ellos está el CD La Granja, que depende de sí mismo para mantener la categoría. Los otros dos conjuntos son la Cebrereña y el Briviesca. Si la plantilla de Diego Yepes gana esta tarde al Almazán, automáticamente cumplirá su objetivo. En caso de no hacerlo, tendrá que esperar a los resultados que se den entre el Briviesca y el Atlético Tordesillas y la Cebrereña y el Numancia B.

Para la ocasión, La Granja se aferra a su campo, El Hospital, en una cita en la que se mide a un rival que, aunque ya no se juega nada, se caracteriza por ser un equipo duro. El plantel adnamantino es duodécimo con 48 puntos y encara este compromiso con la intención de despedir la temporada con buen sabor de boca. Así lo explica el propio Yepes de forma previa: “Son rocosos en defensa y es difícil hacerles gol. Luego tienen muy buen contragolpe. Sabemos que no se juegan nada, pero en esta categoría nadie regala nada”; y subraya: “Para nosotros es como una final”.
Pese al contrincante, el equipo de San Ildefonso se muestra confiado: “Hemos realizado una semana seria de entrenamientos y los jugadores están enchufados. El hecho de llegar al último enfrentamiento de la liga dependiendo de nosotros mismos es bueno y solo nos queda dar un paso para certificar el objetivo”.

Para el desenlace de la campaña, Yepes cuenta prácticamente con todos sus jugadores y de 17 que tiene disponibles tendrá que dejar a uno fuera de la convocatoria. Serán baja los lesionados de larga duración Víctor Velasco y Alfonso Mateos, y David Arranz. Asimismo el técnico del cuadro granjeño recupera a Mario Zúñiga, con molestias en el abdomen en las últimas semanas, en el que será su partido de despedida. “Queremos dedicarle una victoria y que termine su carrera como futbolista por todo lo alto”, comenta el entrenador.

Mario Zúñiga cuelga las botas y Yuki Shibata pone rumbo a Montenegro

El encuentro de esta tarde del CD La Granja contra la SD Almazán tendrá un componente especial, pues supone el final a la carrera futbolística de Mario Zúñiga. El atacante segoviano ha decidido colgar las botas y todo apunta que tendrá su espacio como bien merece. “La mejor despedida para mí sería dejar al equipo en Tercera, que es el lugar en el que el club y mis compañeros se han ganado estar”, repasaba Zúñiga esta semana antes del choque.

Por otro lado, el japonés Yuki Shibata que, hasta el momento formaba parte de la disciplina granjeña, ha puesto fin a su experiencia en el fútbol español y ha emprendido viaje a Montenegro donde probará suerte. Shibata llegó a La Granja en el mes de septiembre tras un periodo de prueba y el último encuentro que jugó vistiendo los colores del Real Sitio fue el pasado sábado frente al Atlético Astorga. “Le deseamos lo mejor”, recalca Yepes.