Publicidad

Se acabó la buena racha del Viveros Herol Nava en un tramo de la temporada que puede resultar decisivo de cara a la clasificación final. El conjunto de Dani Gordo perdió en la cancha del Villa de Aranda, víctima de un mal inicio de partido, y de un reinicio tras el descanso que no lo mejoró en absoluto, pero también por culpa de la actuación del portero ribereño Luis de Vega, que tuvo intervenciones decisivas para impedir que los segovianos consiguieran en algún momento del partido ponerse por delante en el marcador.

La entrada a la pista del Villa de Aranda no sorprendió a nadie, porque ya se esperaba que los de Juan Moreno mostraran mucha intensidad y ambición en sus primeras acciones. Lo que sí sorprendió fue la puesta en escena del Viveros Herol, absolutamente permeable en el 6:0, dejando ‘vendido’ a Yeray en no pocas ocasiones, y con un ataque previsible. En apenas dos minutos, un par de intervenciones de Luis de Vega, más un contragolpe local, habían puesto el 3-0 en el electrónico, y obligado a Dani Gordo a parar el partido.

MEJOR CON ERNESTO Y CARLOS

Pero éste no comenzó a detenerse hasta varios minutos más tarde, cuando la entrada en la pista de Carlos Villagrán, más la de Ernesto por Yeray en la portería, significó el punto de inflexión del primer tiempo. El Villa de Aranda empezó a atascarse, en buena medida porque el balón nunca llegaba a los extremos, sino que se quedaba en manos de Nico López, Julián Souto, o Guilherme, y paulatinamente la defensa segoviana fue entendiendo mejor sus lanzamientos.

Además, en el ataque visitante comenzaron a aparecer los goles de Bruno y Nicolo desde los extremos, y los de Oleg Kisselev en el lateral. Así, de un más que inquietante 9-4 se pasó a un 10-10 restando una decena de minutos para el descanso, con el líder de la Plata dando muestras de que había conseguido frenar la sangría, y meter el partido en el plano de igualdad que se le suponía de inicio.

La derrota navera no tiene consecuencias en la clasificación después de que el Alarcos no puntuara en Bordils

Tuvo ocasiones el equipo de Dani Gordo para haber liderado el marcador, pero un par de superioridades muy mal gestionadas, más unas buenas intervenciones de Luis de Vega, lo impidieron. Ernesto también estuvo acertado en la portería segoviana para minimizar daños, llegándose al descanso con el partido abierto (13-12), con el Viveros Herol en proceso de mejora, y el Villa de Aranda metido en un partido incómodo, pero abierto.

Ahora bien, tras la lección del primer tiempo, no se esperaba que el Viveros Herol volviera a entrar tan mal en el partido tras el paso por los vestuarios. Pero así fue. Con unos ataques escasamente fluidos que se lo pusieron fácil a los de casa, el Villa de Aranda puso de nuevo tres goles de renta en el electrónico, además de forzar los dos minutos de exclusión de Oleg. Pero como parece que al conjunto segoviano le ‘va la marcha’, cuando peor apuntaban las cosas, de nuevo el equipo se metió en el partido, y gestionó de manera correcta tanto sus ataques con portería vacía, como sus defensas con uno menos, para llegar al minuto 40 con empate a 17.

NUNCA POR DELANTE

Era el momento del Viveros Herol, con el Villa de Aranda pasando por algunos instantes de dudas, y ofreciendo a su oponente la posibilidad de culminar la remontada poniéndose con ventaja. Pero en todas las ocasiones en las que el conjunto segoviano tuvo la posibilidad de colocarse por delante en el marcador, apareció la figura de Luis de Vega para impedir que los ataques segovianos lograran culminarse, alguno de ellos en acciones muy claras de Darío en seis metros, o al contragolpe. Incluso cuando el Viveros Herol tuvo superioridad numérica para conseguir esa ventaja, el conjunto navero no lo consiguió, y por ahí se le comenzó a escapar el partido.

Con tantas oportunidades como estaba desaprovechando el Balonmano Nava, estaba cantado que su oponente iba a terminar aprovechando las suyas, y así sucedió. Una contra culminada por Rodrigo del Val puso el 23-21 para los locales, con el conjunto segoviano en inferioridad tras la segunda exclusión de Oleg. La gestión que hizo el Villa de Aranda de su ventaja fue extraordinaria, aunque a tres minutos y medio para el final, Nicolo pusiera desde los siete metros un esperanzador 26-25 para los segovianos.

NICO LÓPEZ SENTENCIA

Pero en ningún momento el Viveros Herol dispuso de una bola para intentar empatar el partido, porque Nico López cogió las riendas del Villa de Aranda en el momento decisivo del choque, y logró que el equipo ribereño culminara todos sus ataques. Cada vez más presionado, aún tuvo el Viveros Herol la posibilidad de empatar el partido cuando Bruno marcó el 27-26 a poco más de minuto y medio para el final, pero el ataque arandino acabó en gol, y ya hubo poco tiempo para nada más que recibir un último tanto que cerraba el 29-26. El Viveros Herol acaba con su racha, pero mantiene el colchón de cinco puntos sobre el Alarcos, que perdió en la cancha del Bordils. Porque ganar a todos en todas las canchas es imposible para cualquier equipo en esta categoría.