Publicidad

Pasaban las dos de la tarde del domingo cuando la séptima edición del Circuito Provincial de Pádel Indoor de la Diputación de Segovia llegaba a su fin con una entrega de premios en la que quedó comprobado que, aunque la competitividad reina en el torneo, lo que impera es la buena sintonía entre los participantes, quienes no dudan en continuar con las bromas y el recuerdo de los puntos ganados y perdidos mientras se recogen los trofeos.

No obstante, vencer siempre gusta y se disfruta, y en las instalaciones de Padelzone hubo parejas más felices que otras; unas por haber cumplido con las expectativas y otras por haber dado la sorpresa en un campeonato que se quedó sin campeonas de Oro, debido a que las dos duplas que debían disputar la final, las formadas por Jimena Velasco y Lucía Rodríguez y por Belén Matey y Mª Ángeles Díaz, se vieron obligadas a ausentarse, por motivos deportivos unas y personales otras.

No sucedió lo mismo en Oro masculino, donde sí hubo finalistas inesperados y, tras un partido relativamente cómodo, Marco Jiménez y Rodrigo Herrero terminaron imponiéndose a Alfonso Marqués y Jorge García.

MENOS TENSIÓN

Lo cierto es que, aunque el fin de semana iba a servir para coronar a los máximos campeones del torneo, ya que la cita reunía a las mejores 64 parejas masculinas y las mejores 32 femeninas de las cuatro jornadas previas, el formato de competición, en el que antes de las eliminatorias se disputó una fase de grupos, permitió algo más de relajación y tranquilidad entre los palistas. O, al menos, esa fue la sensación en las instalaciones de Valverde del Majano. El margen de error era algo mayor al de las jornadas y los nervios parecieron no aflorar tanto como cuando la clasificación se decide en un único encuentro.

Así, los partidos se sucedieron sobre las pistas de Padelzone y, bajo la atenta mirada, durante buena parte de la competición, del diputado en funciones del Área de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, quien no pudo estar presente en la entrega de premios. Los puntos se jugaban a veces con intensidad y otras veces con medidos cálculos, a veces con precisión y otras con algo más de suerte por parte de las duplas participantes.

DOS LECCIONES DISTINTAS

La clase, esta vez, la pusieron en la tarde del sábado las jugadoras profesionales Cata Tenorio y Delfi Brea, cada una a su manera; mientras la primera conversó una y otra vez, corrigiendo la posición a los distintos jugadores que fueron pasando por el clínic que ambas impartieron en dos canchas diferentes, la segunda dejó que quienes compartieron un rato de pista con ella asimilaran, observándola, algunos movimientos ganadores. Incluso los más pequeños pidieron disfrutar de unos minutos junto a las jugadoras profesionales y éstas se divirtieron peloteando con ellos.

Ambas, además, pudieron comprobar cómo su deporte continúa creciendo y cómo en la provincia de Segovia no solo tiene buenos adeptos, sino que cada vez cuenta con mejores jugadores. No en vano, debido al modo en que queda constituido este Máster Final, en función del ránking de puntos, las competiciones de Plata y Bronce tuvieron a parejas que normalmente figuran en los listados de Oro o Plata, y que complicaron aún más la victoria para el resto de duplas.

Así, en Plata terminaron imponiéndose Marco Dorrego y Diego Villegas en el cuadro masculino y Mayra Álvaro y Vanesa Velasco en el femenino, tras derrotar a Luis García e Ignacio Rodríguez y Elena Fernández y Tamara Tapias respectivamente. Mientras, en Bronce los campeones fueron Carlos Escribano y José Luis Cervigón y Esmeralda Casla y Beatriz Carrera, que acabaron con las aspiraciones de Daniel Tierno y Luis Medina y de Marta de la Vega y Teresa Garrido.

Con todos ellos posando para una foto final de campeones, se dio por concluida la séptima edición del Circuito Provincial de Pádel Indoor, que ha vuelto a batir records en todas sus concentraciones y se ha cerrado con una participación media de más de trescientos jugadores por jornada.