El centrocampista del CD La Granja Gaby protege un balón ante la presión de los rivales del Atlético Astorga. / KAMARERO
Publicidad

El CD La Granja no pudo sumar en el campo de La Eragudina, pese a irse al descanso en empate, y cayó 3-1 ante un Atlético Astorga cuyo objetivo no es otro que jugar la fasede ascenso a Segunda División B. Pese a la derrota, el conjunto de Diego Yepes mantiene la ventaja de dos puntos respecto a los puestos de descenso tras perder el Briviesca en la Virgen del Camino (1-0). Ahora tendrá que esperar al partido de hoy de la Cebrereña contra el Zamora para ver si llega a la última jornada de la competición con holgura.

Ante lo mucho que se jugaban los dos, ambos saltaron firmes al terreno de juego. Los primeros compases del encuentro sirvieron para que se tanteasen en busca de un error del rival y con ello empezar a cobrar ventaja. Fueron solo los diez minutos iniciales ya que a partir de ahí el Astorga empezó, poco a poco, a hacerse con el control del centro del campo frente a un La Granja que bien replegado atrás esperaba un fallo de los locales para buscar la contra.

Con ese panorama fue el cuadro local el que primero dispuso de una ocasión de peligro con un lanzamiento de Roberto Puente que acababa estrellándose en el travesaño. A pesar del dominio maragato, el plantel visitante no pasaba por excesivos problemas aunque bien es cierto que los segovianos tampoco se acercaban con peligro en el área rival. Solamente un lanzamiento lejano de Piti fue su bagaje transcurrido el primer cuarto de hora del choque.

A partir de ahí, el Astorga intensificó su presión sobre la zaga visitante y eso llevó a que buena parte de la primera mitad se jugara más en el área de los hombres de Yepes con el consiguiente peligro para los granjeños que a los 24 minutos y en la segunda llegada de peligro ante su área veían como el equipo maragato se adelantaba en el marcador con un disparo dentro del área de Javi Amor.

Con este panorama, a La Granja poco le bastaba con que se mantuviera el guión. Y con una reacción más con el corazón que con el juego intentó responder al tanto local, con dos jugadas por la banda en las que Gaby y Piti fueron protagonistas pero que no se tradujeron en el premio esperado, sí en una nueva jugada en la que Víctor perdía el balón en defensa y ante el lanzamiento de Piti, Jesús introducía el balón en su propia puerta. Trascurría el minuto 37 y La Granja igualaba el marcador antes de que se llegara el descanso. También los segovianos iban a disponer de una nueva oportunidad con otro lanzamiento lejano de Lázaro pero el balón salió desviado. Fueron los mejores minutos de los visitantes que tras el gol incluso intentaron un mayor premio con el que poder respirar en la clasificación. Pero este deseo no dio para más antes del descanso.

Tras el paso por vestuarios, la situación cambió de manera radical con un Astorga que salió decidido a quemar sus naves en busca de un triunfo vital para no decir adiós a sus opciones de play off de ascenso. Puente, a penas transcurridos tres minutos, daba el primer aviso a la zaga visitante. Aunque no era hasta el 55 cuando el dominio de los maragatos encontraba un nuevo premio en una jugada que tuvo como protagonista José Manuel, que tras superar a cuatro rivales camino a la portería de La Granja lograba batir por bajo a Lorenzo. El gol afecto a los visitantes, que a partir de ese momento y a pesar de mantener su fortaleza defensiva se diluyó por completo tanto en el centro del campo como en la línea ofensiva.

El partido se decantaba del lado local, que diez minutos más tarde ampliaba su cuenta realizadora con el tanto del goleador del grupo, Puente, en una acción que nacía en las botas de Diego Peláez y Puente aprovechaba para batir a Lorenzo. El gol sirvió para que el Astorga bajase su intensidad dejando la posibilidad a La Granja a una reacción que con el paso de los minutos no llegó. Ni la entrada de Cristian y Guty, primero, y luego de Pau, iban a servir para dar más mordiente al juego segoviano que si bien en la primera parte reaccionaba al tanto del Astorga en la segunda, con dos nuevos mazazos de los locales, se diluyó por completo.

Solamente un lanzamiento lejano de Cristian puso algo de inquietud a la defensa local y se convirtió en el último chispazo de La Granja en un partido que intentó sorprender a uno de los gallos pero al final veía como la derrota iba a caer de su lado.