El CD Base, en el corrillo al final del encuentro ante el Maristas. / CD BASE
Publicidad

El CD Base infantil se quedó a las puertas de disputar la final de la Copa de Castilla y León de la categoría, al perder por el marcador de 67-75 ante el Maristas de Palencia en una final que estuvo dominada por el palentino Castro, uno de los mejores jugadores de la Comunidad, que manejó el partido en ambas zonas y fue el gran protagonista de una final en la que los segovianos compitieron hasta el final.

El conjunto que dirigen Elí Bayón y David Barroso hizo un estupendo trabajo tanto en las semifinales como en la final de la competición que decidía al finalista del grupo 1. En la primera semifinal, le tocó en suerte el Zamora 2015Caja Rural, que no pudo oponer resistencia al trabajo coral del CD Base, que marchó siempre por delante en el marcador, hasta cerrar el partido con el 75-50 a su favor.

El segundo de los finalistas fue el esperado, un Maristas Palencia que también barrió de la cancha al San Pablo Burgos (87-60) en la jornada del sábado, con su jugador Castro anotando más de 50 puntos en el encuentro. Así que la final se planteaba entre el juego de conjunto del CD Base, y la tremenda individualidad que presentaba el cuadro palentino, y que desde el primer minuto de encuentro comenzó a marcar las diferencias.

Como el propio de estas categorías en las que la pausa es una virtud aún no adquirida, el choque fue un carrusel de transiciones, con las defensas muy encima, buscando la pérdida del contrario y poder lanzar el contragolpe para anotar canastas fáciles. En ese aspecto estuvo más acertado el CD Base, con una defensa intensa en toda la pista y sacando bien la pelota con De Lucas y Barroso, pero el Maristas logró llevar la iniciativa en el electrónico, aún con rentas que ni en el primer ni en el segundo cuarto no parecían decisivas.

EL CORAZÓN NO BASTÓ

Fue a partir del tercer cuarto cuando el Maristas, con Crespo en racha, abrió las primeras diferencias sustanciales, con un 33-47 que amenazaba al equipo segoviano. Pero la salida del campo del mejor jugador visitante vino a favorecer al CD Base, que rápidamente reaccionó, con un parcial de 11-5 que dejaba el partido abierto de cara al último cuarto.

Pero el cansancio comenzó a hacer mella en los jóvenes jugadores locales, que hicieron un derroche espectacular ante un rival más poderoso en lo físico, y algunos errores en lanzamientos cercanos, tiros libres incluidos, más el retorno de Crespo a la cancha, elevaron de nuevo las diferencias por encima de los diez puntos. Pudo volver a entrar el CD Base en el partido con poco menos de un minuto por disputar, pero el Maristas anotó dos contraataques que cerraron su victoria por ocho puntos de renta, después de un triple local sobre la bocina.