Darío Ajo supera la defensa del Amenábar Zarautz y lanza sobre la portería del conjunto vasco. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Nuevo paso adelante del Viveros Herol Nava en su carrera contrarreloj por lograr el ascenso a Liga Asobal cuanto antes. La victoria en la cancha exigente del Amenábar Zarautz, conseguida sin la aportación de Yeray Lamariano, Adrián Rosales, Paco Bernabéu, Alonso Moreno… y Álvaro Rodrigues, al que no se le quiso forzar, es de las que valen su peso en oro.
El equipo de Dani Gordo mostró su versatilidad en un encuentro que durante los primeros treinta minutos se movió al ritmo que impusieron los jugadores locales, con un Míkel Amilibia absolutamente imparable, atrayendo mucho a la defensa para enviar el pase preciso a sus compañeros.

El 6:0 segoviano, sin Álvaro en el centro, sufrió más de lo normal, aunque Ernesto estuvo a buen nivel tratando de minimizar los daños que se producían en los seis metros, con los pivotes locales demasiado sueltos. Ahora bien, todo lo que no se gestionaba bien en defensa, se trabajaba con acierto en la ofensiva, con Oleg y Toma aportando con sus lanzamientos desde los nueve metros.

Con el líder de la liga mostrando versatilidad, adaptándose a lo que le pedía el partido, éste concluyó en su primera parte con un empate a 14 goles que dejaba todo abierto de cara a una segunda parte en la que el Amenábar Zarautz bajó un poco su nivel durante los primeros cinco minutos, y el Viveros Herol lo aprovechó de manera muy efectiva, adquiriendo dos goles de ventaja con un lanzamiento de cadera de Carlos Villagrán, más una contra bien ejecutada por Agustín.

GOL, Y CONTRAGOL

Aceleró el equipo de casa, que durante un buen puñado de minutos respiró en el partido gracias a las acciones rápidas tras gol encajado. Pero el Nava también supo adaptarse a este hecho, marcando también en el contragol para mantener las distancias, obligando a los locales a trabajar demasiado sus acciones ofensivas, si bien tanto Amilibia como Alberto Aguirrezabalaga siempre encontraban un espacio por donde llegar a los dominios de Ernesto.

Los tres goles de renta que lograron los segovianos a poco más de tres minutos para el final parecían poner fin al partido, pero una exclusión de Andrés Alonso, más una acción de siete metros que Agus Casado no pudo culminar ante Urtzi Otegui pusieron el partido en un puño (28-29) con poco menos de un minuto por jugar.

Un oportuno tiempo de Dani Gordo para preparar la acción ofensiva puso las ideas claras en los segovianos, y Toma colocó el 28-30, que posteriormente cerró Ernesto con una postrera intervención ante el desesperado lanzamiento de Amilibia. El Viveros Herol logró otra gran victoria, y (ahora sí) tiene el ascenso directo prácticamente en la mano.