Las dos nuevas incorporaciones del CD Claret, Borja Sanz y Ngouda Kandji, junto al presidente César Soto, en el acto de presentación. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El CD Claret presentó en la tarde de hoy a dos fichajes de altura. Se trata de dos atacantes experimentados en la categoría Nacional, que llegan procedentes del Basket Cuéllar: Borja Sanz y Ngouda Kandji. Los nuevos componentes del conjunto segoviano imprimirán veteranía al joven plantel que esta campaña estará dirigido por Diego Pascual -que pasa a ocupar el lugar de Cristian Álvarez-. De esta manera, el proyecto claretiano da un paso al frente con el objetivo de “asentarse” en la competición. Así lo explicó el presidente de la entidad, César Soto: “Completamos el equipo con dos jugadores de nivel que nos van a dar experiencia, altura y peso”; y repasó: “El resto de compañeros tienen mucho potencial, pero necesitan tiempo: y con Pascual creemos que podemos hace un grupo compacto”.

En la presentación también comparecieron el propio entrenador y la coordinadora de la sección de baloncesto, África San Romualdo, quien no cerró las puertas a posibles incorporaciones: “Actualmente tenemos 13 jugadores y hay otros dos de Cuéllar que estarán a prueba, por lo que podríamos llegar a 15”. La pretemporada se abrirá el 19 de agosto con el punto de mira puesto en el inicio de la Copa de Castilla y León, que comenzará el 21 de septiembre. Para ello, el Claret está a la espera de fijar una serie de amistosos con rivales de Ávila, Villanueva de la Cañada o el Saltamontes de Valverde.

Kandji , una historia de superación

El mundo del deporte no deja de adjuntar historias de superación. La de Kandji no es una más. El senegalés, de 29 años y 1,96 metros de altura, tocó suelo nacional -en las Islas Canarias- con tan solo 16 después de una larga travesía en kayuko por el océano Atlántico. Una situación de sumo riesgo en busca de una vida mejor. Su paso por los centros de acogida de Tenerife y Manzanares (Ciudad Real) hasta que cumplió la mayoría de edad, le llevaron a las canchas de baloncesto y en el municipio manchego comenzó a jugar en un conjunto local. Después, en el verano de 2017, se trasladó a Navalmanzano para trabajar en el cultivo de fresas y tomó parte en las filas del Basket Cuéllar. Su participación en este plantel no pasó desapercibida entre los pabellones de la provincia y reclamó la atención del CD Claret. De esta forma, el ala-pívot llega con la intención de “ayudar al equipo con mi experiencia en liga Nacional”.

Borja Sanz, de Cuéllar a Segovia

Una de las piezas clave para su incorporación fue su amigo Sanz, que a sus 31 años será el hombre más contrastado. “He jugado cuatro años en Nacional: en Palencia, en el Venta de Baños y en el CD Valladolid”, reconoció; y apuntó: “Vengo con muchas ganas. Hay una generación muy buena y voy a poder sentirme muy a gusto”. Sanz, que en las últimas elecciones locales se presentó a la alcaldía de Cuéllar, destaca por su compromiso y por su juego en ataque. “Siempre he jugado en equipos en los que no he sido el más veterano. Ahora lo soy e intentaré aplicar lo que me enseñaron cuando era más joven”, apuntó.