El entrenador del CD La Granja, Diego Yepes, da instrucciones desde el área técnica en el último partido. / KAMARERO
Publicidad

Concluida la temporada para el CD La Granja, Diego Yepes hizo balance. Aún con el objetivo de la permanencia conseguido, y con la alegría que todavía rezuma la salvación en el último partido de liga, el técnico vallisoletano se mostró realista. Desde que cogiera el equipo con el arranque del nuevo año, para suplir a José Luis Segovia, siempre se mostró como un hombre de ideas claras y argumentos en mano, que nunca esquivó la objetividad. No fue un curso fácil a nivel grupal, al llegar a la jornada final con la meta sin lograr, ni en la parcela individual, pues vio más de una decena de partidos fuera del banquillo por una excesiva sanción que le interpuso la Federación Española.

Una vez que logró mantener la categoría, Yepes atribuyó valor a sus hombres: “El mérito fue todo de los jugadores. Nosotros llegamos para trabajarles y para intentar que se salvasen, aunque tengo la ‘espinita’ clavada de no haber podido cumplir el objetivo un poco antes. Aun así estamos todos de enhorabuena por haberlo conseguido”.

En líneas generales, el entrenador resumió de forma sensata su periplo al frente del vestuario, desde el comienzo del mes de enero: “Cuando cumples el objetivo terminas satisfecho. Para el número de puntos que hicimos este año nos daba para salvarnos, pero tampoco podemos ponernos una venda en los ojos ya que en cualquier otro grupo de Tercera División hubiéramos bajado. Evidentemente estamos muy contentos, aunque no podemos darnos un 10 pese a lograr el objetivo”.

Asimismo, esté o no en el banquillo, Yepes desgranó algunos de los puntos a mejorar de cara a la próxima campaña, atendiendo a las virtudes de los jugadores: “Este equipo puede ganar más partidos y creo que hay muchas cosas que corregir. Teníamos plantilla para haber hecho más victorias y evitarnos el sufrimiento final. Así parece que sabe mejor, pero la realidad es que hay que trabajar ciertos aspectos”.

Su futuro

En cuanto a su futuro como entrenador del CD La Granja, reconoció: “De momento no hay nada hablado. A mí me gusta hacer una evaluación de lo que ha sido la temporada, de los errores y de los aciertos; y si la directiva quiere que continúe, nos sentaremos a hablar. Mi contrato se acaba el 31 de mayo y ojalá pudiera seguir: estoy muy a gusto y este es club grande”.