Publicidad

Como suele ser lo habitual en los conjuntos recién ascendidos, sea cual sea la categoría, éstos tienen que superar el lógico período de adaptación a una competición que suele manejarse en un ritmo más alto. El caso del Club Deportivo La Granja no es ajeno a este período de adaptación, que también de manera lógica le está costando puntos en las primeras jornadas de competición.

Si ante el Santa Marta el empate se le escapó al equipo del Real Sitio en la recta final del choque, y frente al Burgos se pudo aguantar el empate que le dio el único punto que tiene actualmente en la tabla, frente al Zamora en El Hospital se ofreció una imagen competitiva hasta la expulsión de Cristian. Quedarse con uno menos ante un oponente de la calidad del zamorano es sinónimo de derrota, aunque queda en el debe del conjunto de José Segovia el número de tarjetas mostradas. Doce amarillas y una roja acumula en tres jornadas el CD La Granja, un número que suele ser habitual en el equipo segoviano, que el año pasado disputado el tercer partido de liga en la Regional de Aficionados sumaba diez amonestaciones, pero que en Tercera División condiciona mucho más en el apartado defensivo.

El técnico se muestra satisfecho de las sensaciones que está ofreciendo el equipo en este arranque de competición, “porque frente al Santa Marta cedimos en el minuto 93, el Burgos nos empató de penalti, y antes del partido ante el Zamora hubiéramos firmado hacer tres ocasiones para marcar el 1-0 como las tuvimos”, pero sí es consciente de que el solitario punto de nueve posibles en el casillero del equipo granjeño puede afectar algo en el aspecto de la motivación, “aunque el que se pensara que este equipo no iba a sufrir desde el primer día para alcanzar la permanencia estaba muy equivocado. Nosotros no hemos bajado los brazos, ni lo vamos a hacer, que esto sólo está empezando, ya se está viendo que hay dos grupos claros en la clasificación”.

Segovia reconoce que desde el comienzo de la pretemporada, se centró en construir al equipo de atrás hacia delante, “y puede que la faceta ofensiva se haya descuidado un poco, algo que trataremos de mejorar”, pero tampoco se olvida de que las lesiones de jugadores importantes en el centro del campo, como Alfonso Berrocal o Víctor Velasco, ha pasado factura, y confía en que su recuperación aporte más competitividad a la hora de hacer las convocatorias, “y eso redundará en bien del equipo”.

LA SEGOVIANA SÍ, PERO…

El empate que cosechó el conjunto azulgrana en el campo de la Cebrereña es de los que deja un regusto amargo en el corto plazo, y no hubo más que ver las caras de jugadores y técnicos al finalizar el encuentro, pero de los que en el cómputo global de una competición no deja de ser un resultado positivo.

En esa línea se mostraba el mediapunta Álex Conde al finalizar el partido de Cebreros, en el que apenas pudo brillar. “En principio, este empate no es bueno para nosotros, porque tenemos que ganar en todos los campos, pero si logramos vencer el próximo fin de semana, este punto será bueno y si al final nos salen las cosas bien, nos acordaremos de que no perdimos en un campo que posiblemente es el que peor se adapta a nuestras condiciones”.