dep1_1-carrera-pedrestre
Momento de la salida de la carrera de mayores, con más de ochenta atletas comenzando a recorrer los diez kilómetros de trazado. / EL ADELANTADO
Publicidad

No le faltaba nada de calor a la jornada de verano que nació con la sexta Carrera Popular ‘Run to Terreña’ con la que el Ayuntamiento de Fuenterrebollo y la Asociación Recreativo-Cultural ‘Los Que Roban Lo Cavao’ se empeñan en poner a la localidad en un mapa deportivo de la provincia en el que cada año son más los que ponen su mirada en Fuenterrebollo.

No cabe duda del éxito que ha supuesto este Circuito Provincial de Carreras Pedestres para localidades que presentan muchos más atractivos de los que se ven a simple vista. Fuenterrebollo, sin ir más lejos, promociona a través de su prueba popular, la Zona Especial de Conservación de la Red Natura 2000 en la que destacan sus lagunas enclavadas en sistemas dunares de origen continental, pero también el manantial del Cubo Terreña, donde los árabes mantuvieron un asentamiento.

La realidad es que, con un volumen de atletas que poco a poco se ha ido estabilizando tras el ‘boom’ que supuso la aparición de las primeras carreras pedestres, los equipos organizativos de las diferentes pruebas se han ido consolidando, creando una serie de ‘rutinas’ en el trabajo colectivo que les lleva a ser bien apreciados por los deportistas, que al fin y al cabo son quienes realizan el esfuerzo, en esta ocasión recorriendo la decena de kilómetros de un trazado de dificultad moderada, pero al que el fuerte calor se empeñó en poner un punto más de dureza.

Como es norma habitual en este tipo de pruebas, los más pequeños tuvieron su cuota de protagonismo en las carreras de menor distancia con la que se pretende que los chavales comiencen a disfrutar del atletismo. La aceptación fue tal que en las tres carreras celebradas para los diversos grupos de edad, la suma de atletas alcanzó los setenta. Todo un espectáculo.

TODO PREVISTO

Con la zona de ‘La Dehesa’ como centro de operaciones, los más jóvenes fueron dando paso a los más mayores, que poco a poco se fueron acercando a la zona de salida, dispuestos a afrontar el trazado, evidentemente seco.

Pese a que la tarde invitaba más a cerveza y terraza a la sombra que a ponerse en pantalón corto y salir a correr, fueron alrededor de un centenar los corredores que salieron a ‘comerse’ el recorrido. No cabe duda de que el hecho de que se hayan restringido los premios en metálico ha provocado un descenso en el número de inscritos, pero a cambio ha dejado a los atletas más populares la posibilidad de ocupar posiciones destacadas en sus respectivas clasificaciones.

El número de atletas que corrieron en las carreras de menores fue prácticamente el mismo que disputó la prueba de diez kilómetros

Jaime Pérez, diputado delegado de Promoción Económica de la Diputación Provincial, fue el encargado de dar la salida a la carrera, en la que pronto se produjeron los primeros cortes, puesto que el calor, mitigado por un poco de viento en algunas zonas, obligaba a los atletas a no ‘cebarse’ con el ritmo de los más destacados. La organización estableció dos zonas de avituallamiento líquido, una más que buena idea teniendo en cuenta las condiciones del día, y la carrera se fue desarrollando sin incidentes.

El atleta de Olombrada, David Valentín, fue el primero en cruzar la línea de meta, siendo el único que logró bajar de los 35 minutos . Por detrás, el eterno Pedro Luis Gómez Moreno hacía gala de su forma al alcanzar la segunda plaza, un puñado de segundos por detrás del ganador, pero también com tiempo suficiente sobre el tercero de los clasificados, Miguel Ángel Martín Granados. La realidad fue que la selección que hizo la carrera fue tan grande que apenas hubo grupos de atletas que llegaran juntos hasta el final, sino que cada uno fue marcando su propio ritmo, y así el goteo de corredores cruzando la línea de llegada fue casi constante hasta superada la hora desde que se dio la salida.

En la categoría femenina sucedió poco más o menos de lo que pasó en la masculina. La veterana Milagros Fernández impuso una zancada que no pudo ser seguida por ninguna de sus oponentes, y con más de un minuto de ventaja sobre Eva María Navarro, segunda, se proclamó ganadora de la carrera. Tercera en la meta fue Ascensión Mateo, que dio paso al resto de corredoras que por normal general también llegaron muy distanciadas unas de otras. La entrega de premios, en la que participó el concejal de Deportes de la localidad, Dani Sacristán, junto a Jaime Pérez, puso el punto y final a una tarde de atletismo popular en Fuenterrebollo.