dep3_1-segoviana
Álex Conde se lamenta de una ocasión. / KAMARERO
Publicidad

La Gimnástica Segoviana cayó derrotada en Soria ante un Numancia B que está sorprendiendo con su temporada a propios y extraños. El tempranero gol de Guillermo fue un lastre del que no se pudo desprender en todo el partido además de no realizar un buen fútbol. El mazazo del gol fue secundado con el segundo en la mitad de la primera parte, lo que supuso el K.O. del equipo segoviano.

Guillermo, cuando todavía eran muchos estaban entrando al campo, superó a Facundo por encima, picando el balón, y estableciendo el primer tanto de la tarde, sorprendiendo a una defensa gimnástica cuya falta de intensidad se hizo notar durante todo el encuentro. Moha, delantero del Numancia, tuvo el segundo en sus botas pero éste no llegaría con él, sino más tarde debido a una pena máxima que señaló el colegiado sobre una acción de Vallejo. Adrián derribó al encargado de ejecutar el penalti, y no falló.
En muy pocos momentos se vio al líder del grupo octavo, que estuvo carente de ritmo y de intensidad, ya que el primer acercamiento, tímido, se dio cuando los primeros cuarenta y cinco minutos tocaban a su fin. Anel tuvo un buen remate de cabeza que atrapó el cancerbero local al igual que a la ocasión de Conde.

Viendo la situación de los suyos, Manu González planteó cambiar el sistema, pero no fue suficiente, porque en la tarde del sábado el fútbol del líder de la Tercera se quedó en los vestuarios de la Ciudad Deportiva del Numancia. La gente soriana que se desplazó a ver el encuentro estaban satisfechos con el rendimiento y fútbol de los suyos y sorprendidos por la ineficacia ofensiva del equipo rival.
Tras el descanso las sensaciones visitantes no mejoraron. Tan sólo contabilizar un disparo de libre directo de Rubén, sin mayores consecuencias. La puntilla llegó en el minuto cincuenta y cinco. Ferrer se encontró con un balón con Facundo a varios metros y sólo tuvo que empujarla. Aún tuvieron los locales posibilidades de hacer el cuarto pero la falta de puntería y acciones del portero de la segoviana evitaron una catástrofe mayor.

El técnico del Numancia, dio entrada a tres jugadores que refrescaron las bandas y el juego de los suyos, pese a que el balón estaba siempre en dominio local. No hubo conatos ni amagos de reacción visitante, quedándose los tímidos ataques en esbozos sin mayores consecuencias, y eso que Ramsés, primer técnico por la sanción de Manu, realizó un doble cambio dando entrada a Ivi y Kike, pero el equipo no mejoró, ni en juego ni en sensaciones, ya que Jara tuvo que intervenir en puntuales acciones de balones largos o centros fáciles a las manos.