Koby se perfila en banda. / KAMARERO
Publicidad

Cuatro goles recibió el CD La Granja en su salida a los dominios de la Arandina. Un equipo que lucha por la permanencia frente a otro cuyas aspiraciones son las de jugar la fase de ascenso a Segunda B. La diferencia se vio reflejada en el resultado, pero el conjunto ribereño sólo termino por imponerse con solvencia en el tramo final del encuentro puesto que la plantilla de José Luis Segovia, con un juego distinto, mantuvo sus opciones al empate durante 50 minutos y le plantó cara con criterio. Al final, la experiencia y la fortaleza en casa del equipo burgalés resultaron clave para que sumaran una nueva victoria y seguir así la estela de la Segoviana. La parte negativa para el cuadro granjeño, más allá de la derrota, fue el trecho que se abrió en la tabla, ya que ahora son cinco los puntos los que le separan del Burgos Promesas, plantel que se encuentra por encima suyo.

Visitaba el CD La Granja El Montecillo, uno de los campos más difíciles de este Grupo VIII, ante uno de los máximos candidatos a lograr el ascenso como es la Arandina. Los de San Ildefonso llegaban a este encuentro tras dos derrotas consecutivas frente a Real Ávila y Júpiter Leonés. Con lo cual, y siendo consciente de la entidad del rival, el objetivo era llevarse algo positivo de Aranda De Duero para intentar salir de la zona peligrosa en la tabla. Un objetivo que, fruto de la calidad de los jugadores de la Arandina, resultó imposible a pesar aguantar hasta el descanso con opciones.
El encuentro comenzó como se esperaba, con dominio de la Arandina en el centro del campo. Los blanquiazules tardaron muy poco en adueñarse con el control de la posesión ante un conjunto granjeño que sufría en defensa tanto en jugadas de ataque estático como en por alto. Y precisamente de esta última forma llegó el primer tanto del encuentro para los locales. Diego Abad, de cabeza y al segundo palo, era el encargado de transformar para dar ventaja a los suyos cuando apenas transcurrían diez minutos de partido.

Tras el gol, la tónica del partido fue la misma. La Arandina seguía apretando arriba generando muchas dudas a La Granja en la salida y forzando muchas pérdidas en campo propio de los visitantes. Buscaban con insistencia el segundo tanto los de Aranda que les diera tranquilidad ante el cuadro visitante que no podía sacudirse la presión y que le costaba mucho llegar a área contraria. Pero pudo resistir La Granja para llegar al descanso con la desventaja mínima, o lo que es lo mismo, manteniéndose con opciones en el partido.

Tras el paso por el túnel de vestuarios, poco tardó la Arandina en certificar los tres puntos. Fer, en el minuto 57, era el encargado de marcar el segundo tanto del encuentro. Un gol que daba tranquilidad a los locales y que frustraba los planes de La Granja de llevarse algo positivo en El Montecillo.
Si la intención de La Granja era llegar con opciones al final del partido, la plantilla ribereña no cayó en la trampa. Y es que nueve minutos después volvían a golpear los blanquiazules. Borja Plaza marcaba el tercer tanto de los de Aranda de Duero que evidenciaba la superioridad que hubo durante gran parte del encuentro de un equipo sobre el otro.

Con el 3-0 en el marcador y con el pescado ya vendido, ambos equipos bajaron la intensidad y el encuentro se volvió algo trabado en el centro del campo. Llegados a los últimos diez minutos de partido, llegó el cuarto y definitivo gol de los arandinos. Barbero era el encargado de transformar el tanto y sentenciar en un encuentro de claro dominio local.

Pitido final y tres puntos que se quedan en Aranda. La Granja nada pudo hacer en un partido de claro dominio local donde se evidenció la diferencia en cuanto a calidad de ambos conjuntos. A pesar de la derrota con goleada incluida, el plantel de Segovia debe basar sus esfuerzos en sacar los partidos frente a rivales directos de la zona baja de la tabla para poder conseguir el objetivo de la permanencia.