Un lance del encuentro entre la Segoviana y el Atlético Bembibre. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La Gimnástica Segoviana no terminará la liga como campeona, que ese honor se lo ha reservado el Zamora, que ha hecho una temporada espectacular, pero sí dependerá de sí misma para acabar como segunda clasificada, posición que este año tiene más premio que el propio de tener ventaja de campo en la primera ronda de la fase de ascenso.

El pinchazo de la Arandina en San Amaro frente al Bupolsa no era la cuestión más esperada del mundo, pero sí había unas ciertas opciones de que ello pasara, que el equipo burgalés se está jugando el descenso, y por ello sorprendió que la puesta en escena de la Segoviana en el campo de La Albuera fuera la propia de un amistoso de pretemporada. Cierto es que las variaciones con respecto a la jornada anterior llegaban a casi la mitad del equipo, pero no es menos cierto que durante casi media hora el equipo azulgrana fue un auténtico espanto.

Sin apenas llegar siquiera a tres cuartos de campo, el conjunto azulgrana no parecía encontrar las vías de penetración ante la defensa ordenada que había dispuesto Fernando Ministro sobre el tapete. El Bembibre, sin nada que perder, disfrutó de la defensa y los contragolpes hasta que en uno de ellos, Dani Martínez inició por banda derecha de manera espectacular, con un gran envío sobre José, que cedió a Óscar para que éste superara a Christian pese a la oposición de Adrián.

La Segoviana encajó el golpe como si no pasara nada, y durante bastantes minutos más hizo muy pocas cosas positivas. Pero superado el ecuador del primer tiempo, Manu González cambió a Dani Calleja a la banda derecha, y a Domingo a la izquierda, y poco a poco todo comenzó a funcionar mucho mejor, porque Calleja se asoció con Adrián, Elías trabajó bien en la mediapunta, y las ocasiones de gol llegaron, al principio a cuentagotas, pero después en un chorreo constante sobre la portería de un Ivanildo que, a pesar de los goles encajados, se ganó el sueldo con creces.

Cumplida la media hora de encuentro, la Segoviana entró en modo apisonadora. El Bembibre, que hasta entonces había estado muy cómodo sobre el campo, empezó a ceder metros ante el empuje de los locales, que en diez minutos generó seis ocasiones claras para marcar. Pero entre la buena actitud defensiva del rival, las paradas de Ivanildo, y la falta de puntería de los delanteros locales, al descanso se llegó con el inquietante 0-1 en el marcador.

Dani Arribas, en su sitio

La segunda parte del choque fue la más divertida que presenció el aficionado gimnástico en toda la temporada, porque hubo muchos motivos para el aplauso. El equipo local reinicio el partido como terminó la primera parte, arrollando a su oponente con Domingo y Juan de la Mata haciéndose con todo el centro del campo, Dani Calleja encontrando los espacios, y tanto Rubén como Adrián percutiendo por las bandas y poniendo centros para que tanto Mika como Dani Arribas intentaran el remate.

El delantero cántabro falló delante de Ivanildo lo que no ha errado en toda la temporada, pero antes de que la Segoviana entrara en la desesperación, Dani Arribas recogió un buen centro desde la banda izquierda, colocando el balón lejos del portero berciano, y abriendo la puerta a la fiesta azulgrana, por la que entraron un buen número de jugadores locales.

El Atlético Bembibre se descomponía por instantes ante el vendaval gimnástico, y si en el primer tiempo Carlos Cruz sujetaba el centro del campo, tras el descanso la desaparición de los futbolistas visitantes fue más que evidente, perdiendo en todos los duelos individuales ante los azulgranas, como en la acción del 2-1, en la que Domingo se impuso a dos defensores en un saque de banda peinado hacia la posición de Dani Arribas, que empalmó sin oposición.

AMBICIÓN

El partido estaba de cara, pero la Segoviana quería más. El rival no daba una mala patada, y Dani Calleja buscaba enganchar con la zona de ataque con tiempo suficiente como para conseguirlo. Una acción muy meritoria del centrocampista terminó con un gran balón filtrado hacia la posición de Mika, que a la sexta no perdonó sobre Ivanildo, y poco después fue sustituido por Agus Alonso. Gol por gol, como se demostró poco más tarde, cuando un preciso envío de Dani Abad fue rematado por el delantero lejos del alcance de Ivanildo subiendo al marcador el cuarto de la tarde. Y cerca estuvo el maño de coronarse en el partido, con una espectacular chilena que sacó el guardameta del Bembibre en la raya de gol.

Pero Ivanildo no dio para todo, y el quinto gol azulgrana, obra de Quino culminando una gran acción de Domingo, cerró el encuentro con una goleada de la Segoviana, que después de media hora de siesta, borró del campo al Atlético Bembibre para terminar la jornada en la segunda posición.