Publicidad

“Cuando has probado el caviar, no te cae demasiado bien volver con la merluza”. La frase, una de tantas de otra de tantas series para adolescentes, viene a colación para definir el encuentro que disputaron Gimnástica Segoviana y Spórting Uxama en La Albuera, y que concluyó con la rotunda victoria gimnástica.

Cuando has probado a jugar con el Castilla, con el Rayo Majadahonda, con el Atleti B, con el Fabril… hacerlo frente al Uxama (ojo, equipo honradísimo en el trabajo, pero con un nivel técnico y táctico muy inferior al de la Segoviana) te produce la sensación de que tú no deberías estar aquí, que tu sitio está donde sirven el ‘caviar’ de la Segunda B y no en una Tercera donde te sirven cada domingo un plato de merluza. Y por eso te pasas, como se pasó la Segoviana durante los diez primeros minutos del encuentro, recordando lo bonito que era jugar ante otros conjuntos de más entidad, hasta que el rival de menor calidad te pega un buen sopapo que te espabila, y te hace coger el cuchillo y el tenedor para comenzar a comer lo que te toca.

UN SUSTO PARA ESPABILAR

El Spórting Uxama le dio un buen sopapo a la Segoviana en el primer minuto de encuentro, cuando en una salida del balón Anel regaló el esférico a Ánder, quien a su vez se lo regaló al delantero Albitre, que regateó perfectamente a Charly… y que lanzó fuera con todo a favor ante un Facundo que había salido a la desesperada tratando de tapar todos los huecos posibles. En Segunda B esa acción habría acabado en gol. En Tercera…

La ocasión visitante, clarísima, hizo despertar un poco al equipo local, que entreabrió los ojos, y vio cientos de pasillos por donde filtrar los balones a sus hombres de ataque. En uno de ellos Asier se encontró con el palo culminando un perfecto servicio de Dani Calleja. El Uxama, crecido todavía, pudo hacer el 0-1 cuando David Dueña remató alto desde la frontal una floja salida de Facundo a la salida de un córner, que le dejó el balón franco para la vaselina, pero no tardó en ver cómo el balón iba desapareciendo de sus botas para ir a parar casi siempre en las de los gimnásticos, que a partir del décimo minuto de partido ya fueron plenamente conscientes de dónde estaban (y están) y de lo que tenían que hacer.

El asedio gimnástico sobre la portería soriana fue constante, y los goles fueron la consecuencia del aplastante dominio

Así comenzó el asedio, que normalmente se perfilaba por la derecha, pero se culminaba por la banda contraria. Dani Calleja ejerció de maestro de operaciones enlazando en la misma jugada el aplauso y la crítica, y no hay demasiados jugadores capaces de hacerlo, mientras que Rubén y Adri comenzaban a sumar kilómetros por sus respectivas bandas, Conde combinaba con Asier, y éste con todos, y tanto Arribas como Ivi obligaban a la defensa soriana a estar muy atenta a sus evoluciones.

Era imposible que el gol azulgrana no acabara llegando. Así, superada por poco la media hora de partido, con la zaga del Uxama persiguiendo sombras, Adri colocó un centro medido sobre la cabeza de Asier, que entrando desde la segunda línea sin nadie que siquiera le molestara, anotó el 1-0 con extraordinaria facilidad. Poco después, un centro desde la izquierda de Calleja hacia Dani Arribas fue despejado por la defensa, pero sin la contundencia necesaria, dejando el esférico a los pies de Ivi, que lo colocó junto al palo de la portería de José Ángel, que bastante hizo en los noventa minutos de partido, pero que tampoco pudo evitar el 2-0.

LA HISTORIA JUSTA

En el tramo final de la primera parte los espectadores asistieron al proceso de descomposición del sistema defensivo del Spórting Uxama, que recibió otras tres ocasiones claras para haber recibido el tercer tanto, porque la realidad fue que el centro del campo soriano no encontró la forma de frenar las combinaciones de los azulgranas. Tocar y moverse era la consigna, y en ocasiones una simple pared superaba una línea entera, cuando no un cambio de juego sembraba el pánico en una zaga que no podía recular más.

Se esperaba a un equipo visitante algo más recompuesto tras el descanso, y también a una Segoviana algo menos ambiciosa una vez asegurado el marcador favorable. Pero afortunadamente para los aficionados sucedió todo lo contrario, porque el Uxama siguió corriendo, pero sin cerrar en absoluto los espacios, y el equipo de casa jugó con extraordinario desparpajo. Álex Conde remató a la red en el segundo palo una jugada de tiralíneas entre Calleja y Arribas, con servicio de éste con la pierna derecha, y después de que Facundo se ganara el sueldo enviando a córner un remate cercano de Ánder, y de que Dani Arribas cabeceara alto un centro algo pasado de Ivi, llegó el 4-0 obra de Anel, que remató un balón rechazado por dos veces por José Ángel a remates de Rubén y de Charly. La defensa del Uxama pudo haber hecho bastante más, y no sólo en el cuarto gol gimnástico, sino en todos.

Manu metió más madera dando entrada a Dani Abad y Mika, mientras que Fran Valero apostó por minimizar en todo lo posible el castigo, que ya era grande. Lo consiguió el técnico soriano, si bien es cierto que en buena medida por la falta de puntería de los locales, porque Mika tuvo varias de las que no suele fallar, y Calleja pudo haber hecho el quinto en un mano a mano con José Ángel, antes de conseguirlo desde el punto de penalti. La Segoviana se comió el plato de merluza de todos los domingos a la espera de que, cuando llegue el momento de subir a la planta donde sirven el caviar, el equipo esté preparado.

Compartir