d1-1kama-miguel-angel-de-vicente_KAM4674
Miguel Ángel de Vicente sujeta varias de las medallas que se entregan en el acto de reconocimiento a los campeones de los Juegos Escolares. / KAMARERO
Publicidad

Miguel Ángel de Vicente, vicepresidente de la Diputación y diputado delegado del Área de Servicios Sociales y Deportes, suma un buen número de años encargado del deporte en la provincia, y con su dilatada experiencia es una voz más que autorizada para pasar revista a la actualidad de la práctica deportiva.

¿Cuánto tiempo lleva intentando coordinar el deporte en la provincia de Segovia?
Bastante tiempo, y últimamente con mayor intensidad, porque llevamos unos años asistiendo a una explosión del deporte, ya no sólo como un instrumento de ocio, sino también como un instrumento de desarrollo social. El deporte se ha convertido en un derecho de las nuevas generaciones, que así lo reclaman, y eso hace que cada vez haya más actividad. Por ello ese interés en coordinarlo, porque al final la proliferación de muchas actividades deportivas, si no están estructuradas en una secuencia temporal lógica, hará que entre todos acabemos matando la gallina de los huevos de oro.

¿Considera que política y deporte se complementan?
Sí, e incluso que es necesario que lo hagan. La política no puede mirar hacia otro lado del que mira la sociedad, y ésta en la actualidad está demandando que el deporte sea un derecho. Hemos pasado de la gimnasia a la educación física, y de ésta a la situación de los últimos años en los que se habla de deporte social y deporte formativo.

¿Es oro todo lo que reluce en deporte, o tiene también sus lados oscuros?
Al final lo que queda es lo que se ve, pero hay ámbitos oscuros, y uno de ellos puede ser el de la exigencia, hasta dónde debe llegar. Todos queremos tener un Rafa Nadal en casa, pero eso no es posible, y hay que saber dónde poner ese nivel de exigencia sobre todo con los más pequeños. Ese es un ejercicio de responsabilidad de sus tutores más directos, pero también del grupo social al que pertenece, y que ve las exigencias que se realizan en determinados colectivos. También habría que desterrar de una vez por todas aquello de no poder competir en igualdad de condiciones. Eso tiene que ser objeto de denuncia desde el propio grupo, porque el deporte puede ser competición, pero ha de serlo en igualdad. Utilizar cualquier circunstancia para mejorar el rendimiento adultera la competición, pero también la igualdad que debe reinar entre los participantes.

«Desearía que los profesionales de la educación física volvieran a involucrarse con el deporte escolar»

Existe también otro lado oscuro, como es el de la complejidad de las actividades. Existen muchas personas que no aparecen y que están detrás de la organización de las actividades. No es fácil organizarlas y renovar ese compromiso año tras año, y esa gente es la que merece el reconocimiento público, porque además es la que permite que en muchas ocasiones no desaparezca la práctica de algunos deportes en concreto.

¿Cómo valora el tejido deportivo de Segovia?
Le veo bien, dentro del lastre que tenemos en todos los ámbitos, que es la despoblación. Eso hace que los grupos que se puedan conformar sean pequeños, pero considero que la práctica deportiva a nivel de la provincia sigue en esa senda positiva, cada vez de manera más coordinada con los grandes núcleos y especialmente con la ciudad . Además esa senda positiva se observa más en los más pequeños. Que año tras año haya alrededor de cinco mil chavales participando en las actividades es un detalle importante, más allá de la cifra, porque en los últimos años se ha generado en el entorno del deporte un fenómeno de socialización, ya que en todas las concentraciones se ha detectado un incremento importante de las familias a las prácticas deportivas del menor. Además, en el caso del deporte social que pusimos en marcha posibilita que en casi todos los ayuntamientos de la provincia se pueda realizar práctica deportiva al menos dos días a la semana. Ahí está el índice de demanda.

¿Éste es el techo?
No. Se podría hacer mucho más, pero la infraestructura y la dotación presupuestaria es las que es. Yo incidiría más en el deporte como actividad formativa de los chavales, pero en el proceso de acompañamiento de los deportistas en el entorno de los 16 a los 20 años, que es donde se produce un abandono de la práctica deportiva. Debemos posibilitar entre todos que el deporte sea socio del desarrollo de la persona, socio de las ciencias, de las letras… que sea un componente que defina a una persona a través de los valores que inculca, y que son de los que nos despreocupamos en esas edades tempranas permitiendo que se retiren de la práctica deportiva, y que después alabamos de los grandes deportistas.

Diputación lleva muchos años coordinándose con el Ayuntamiento en el tema de los Juegos Escolares. ¿Miguel Ángel de Vicente cambiaría algo de estos Juegos?
Se dice que lo que funciona no debe tocarse, pero creo que en los Juegos Escolares sí que debería cambiarse algo, pero más allá del esfuerzo que podamos hacer las administraciones. Tocaría el ámbito educativo, para que los profesionales de la educación física volvieran a involucrarse con el deporte escolar. No se entiende que hablemos de deporte escolar y que a los profesionales no se les permita involucrarse en ello más allá de su jornada laboral, porque no tiene ese reconocimiento laboral, y que sólo lo hagan algunos por compromiso personal. Ahí dedicaría recursos, para que el deporte escolar volviera a ser un referente, no como actividad extraescolar, sino como actividad escolar, dotando personal, reconociendo a los profesionales, y acondicionando las instalaciones deportivas de los colegios.

«No puedo obligar a los ayuntamientos a que nos soliciten entrar en nuestras campañas»

Hace pocas semanas la Diputación presentó un censo de instalaciones deportivas. ¿Están todas las que son?
Al final hablamos siempre de dinero. Podíamos tener más, pero con arreglo a lo que tenemos estamos trabajando, porque las instalaciones con las que contamos también necesitan un mantenimiento. En estos últimos seis años se ha invertido en ese mantenimiento en los polideportivos existentes, en obras que los ayuntamientos por sí solos no pueden mantener. Estamos remodelando muchos de los pabellones de la provincia, y espero en ese año poner la guinda con el polideportivo de Nava.

¿Duele que la Diputación sea la que más dinero ha puesto en esa instalación, pero que siempre le caigan los ‘palos’?
Sí. En la medida de nuestras posibilidades siempre hemos estado ahí, posibilitando la infraestructura que se consideró por parte del Ayuntamiento, pero al final es a la Diputación a quien se mira cuando se reprocha que no esté abierta. Pero en la vida también hay que tener la conciencia tranquila, nosotros la tenemos y podemos ir con la cabeza bien alta con nuestro presidente y el compromiso que adquirió con Nava de la Asunción. La prueba estuvo en la fase de ascenso del Viveros Herol Nava, en la que se pudo comprobar que no hay ningún problema ni con el Ayuntamiento de Segovia ni con el club de balonmano ni por supuesto con los ciudadanos de Nava. Lo que importa es que al final la infraestructura esté terminada, tanto para el equipo de balonmano como para los chavales de la localidad.

¿Cómo se puede trabajar para que el nordeste de Segovia no parezca el ‘eterno desaparecido’ en lo que a organización de pruebas deportivas se refiere?
Niego la mayor. No es verdad que el nordeste de Segovia no haya sido tenido en cuenta por la Diputación. La práctica totalidad de las actividades que realizamos las hacemos a través de los ayuntamientos, y yo no puedo obligar a los ayuntamientos del nordeste de Segovia a que soliciten su participación en las campañas que realizamos desde la Diputación, porque la realidad es que no lo solicitan, y pongo por ejemplo la campaña de la Media Docena de Leguas, en la que se intenta llegar a todo el territorio.

Con el nordeste estamos teniendo el mismo comportamiento que con el resto de las zonas, e incluso algo más. Aunque entiendo que es sencillo escudarse en la falta de población para explicar la ausencia de práctica deportiva, en la época de verano es bastante más fácil, y me consta que se realizan, aunque sin contar con la Diputación, porque los ayuntamientos y la infraestructura social se bastan.

(…)
Colaboraremos con cualquier ayuntamiento que nos lo pida, teniendo en cuenta que estamos potenciando el deporte colaborativo, y para ello nos estamos amparando en los clubes y las asociaciones estables de la provincia, porque nosotros no podemos llegar a todo. Así se está realizando el Circuito de Carreras Pedestres, o el de ajedrez. Nosotros en esos circuitos no ponemos ni quitamos sitios, sino que es la propia organización la que decide qué municipios entran, y cuáles salen. Hay que entender a esas organizaciones cuando siguen contando con los municipios que confiaron en ellas en sus primeras ediciones. Y tampoco se pueden pedir que haya más número, porque no hay más fechas. Yo defiendo a estas organizaciones, porque sus componentes sacrifican buena parte de su tiempo para que esas pruebas se realicen, y hay que entender que, para que unos municipios entren, otros tienen que querer salir.

DIGNIFICAR EL DEPORTE CON INFRAESTRUCTURAS

¿Es complicado entenderse con el Ayuntamiento de Segovia y la Junta de Castilla y León?
A mí me ha tocado en todo este tiempo entenderme con un Ayuntamiento que no era el de nuestro color político, pero tengo que decir que en este tema hemos tenido todos, independientemente del partido político, una virtud que ha sido la de saber separar el deporte de la batalla política, sin usarla como arma arrojadiza. Lo que tenemos que hacer es procurar que se consiga la práctica deportiva. Particularmente siempre he tenido buena relación con el Ayuntamiento, y de ello se ha beneficiado la provincia, como lo está haciendo ahora con los convenios que está firmando el Ayuntamiento de la ciudad con una veintena de ayuntamientos de la provincia para facilitar el uso de las instalaciones deportivas municipales.

Con respecto a la Junta, Ayuntamiento y Diputación hemos ido en sintonía en el sentido de demandar más ayudas como provincia. Siempre te queda el regusto de que se podía haber hecho más, y creo que en materia deportiva la institución autonómica podía haber acompañado de manera más fluida tanto al Ayuntamiento de la capital, como a los de la provincia, como a la propia Diputación.

Siempre en referencia a las ayudas de la Junta, ¿Segovia está a la cola de Castilla y León en materia deportiva?
No creo que estemos a la cola, pero no por esa inversión que no se ha producido, sino porque esa falta de inversión la hemos suplido con la aportación de todos, de la Diputación, de los ayuntamientos, y también de la propia sociedad segoviana. Yo veo con envidia las inversiones de la Junta en grandes infraestructuras que se han hecho en otras provincias, como Palencia, Valladolid, León… creo que nuestro deporte necesita también una dignificación en infraestructuras por parte de la institución autonómica.

Compartir