“Debemos respetarnos más”

Dani Gordo considera que Nava “tiene muchas más cosas positivas que negativas, y eso lo tenemos que poner en valor, para que desde fuera se nos empiece a respetar”

Dani Gordo atesora una larga trayectoria en los banquillos, y por ello prefiere lanzar mensajes positivos antes de quedarse anclado en el mensaje victimista de las bajas que acumula el Viveros Herol Nava, y que le han llevado a acumular cuatro encuentros consecutivos sin lograr la victoria, la peor racha de la temporada, que ha llevado al equipo a perder la tercera plaza de la tabla.

– ¿Está pasando el Viveros Herol Nava por el momento más complicado de la temporada?
Estamos pasando un momento complicado por las bajas, pero a cambio nos estamos viendo fortalecidos en otros, como son la capacidad de unión del grupo, la cohesión, y las ganas de ir solventando problemas para continuar sumando todos juntos. Como dice mi preparador físico, estamos luchando más contra los elementos que contra nuestros rivales, y eso propicia crear lazos de cohesión, y consigue que empaticen unos con otros.

– ¿Y en el juego?
Se están sacando puntos en casa en los que presumiblemente no se iba a sacar nada, y así se lo dije al equipo, que en las condiciones en las que afrontábamos los partidos iba a ser heroico que lográramos puntuar. Pero, además de todo eso, quitando el partido ante Lanzarote, el encuentro frente a Los Dólmenes, o el de Torrelavega hasta que nos aguantó el físico, o el de Palma, el juego está siendo bueno. Es cierto que hay despistes e imprecisiones, pero la tarea se está sacando adelante, y creo que cada día somos más equipo.

«Luchamos más contra los elementos que contra nuestros rivales, y eso crea lazos de cohesión en el grupo»

– ¿Se está recuperando a la afición de Nava?
Pienso que sí, aunque no quiero caer en que la grada nos apoya porque estamos ahora en un momento débil, ya que eso es algo momentáneo. Volveremos a estar donde tenemos que estar, y lo cierto es que la grada nos está arropando muy bien en estos momentos de más frío. Somos conscientes de que ese calor que nos da, hay que devolvérselo, y creemos que no hay mejor forma de hacerlo que trabajar todo lo posible para salir de este punto de inflexión de la temporada, que por una parte está siendo muy doloroso, pero que nos va a fortalecer.

– Los pasos adelante están claros en algunas facetas.
Siempre decimos que tenemos la mejor portería, pero en estos partidos de más necesidad, los porcentajes de paradas están siendo muy altos, y la defensa está siendo extraordinaria. Quizá en ataque estamos pecando un poco de ansiedad, y de querer hacer más cosas de las que ahora podemos hacer. Intentamos dar dos pasos adelante, y a lo mejor ahora sólo podemos dar medio, y eso nos está pasando factura en forma de imprecisiones en momentos determinados.

– ¿La situación por la que pasa el equipo también obliga al cuerpo técnico a aportar soluciones distintas?
Cierto, y estamos buscando cambios de sistemas, de procedimientos y de dinámicas. Antes jugábamos a marcadores altos, ahora lo hacemos a marcadores bajos, porque entendemos que el equipo en esos guarismos se encuentra más a gusto, ya que no seríamos capaces de llegar a los finales con opciones en un partido de ritmo muy alto. Todo va cambiando dependiendo de la gente que tengamos disponible en el equipo.

«En la situación en la que se encuentra el equipo, sumar un punto es valioso»

– (…)
Sin ir más lejos, esta semana hemos cambiado la planificación, con recuperación el lunes en Olmedo, y descanso el martes, para ver si miércoles, jueves y viernes podemos entrenar con normalidad y que el equipo vaya recuperando efectivos. ¿De qué me vale decir que tengo poca gente, si a los que tengo disponibles les mato a entrenar? Soy consecuente con lo que digo, el equipo se encuentra en un momento crítico en lo que a jugadores se refiere, y tenemos que ser capaces de adaptarnos a ello, de redefinir objetivos y dar confianza a nuestra gente, por lo menos hasta el parón.

– ¿Mira la clasificación?
Normalmente no. La clasificación es un índice, pero no es del todo fiable para mi criterio. Sé los puntos que tengo, y sé a los que tengo que optar para conseguir mi planteamiento inicial. El resto depende de muchos factores, de si has jugado contra los de arriba, o contra los de abajo, si has sumado más partidos fuera que en casa… depende mucho de circunstancias momentáneas. Es cierto que estamos sumando valiosos puntos en casa, porque aunque haya quien pueda decir que son pocos, son mucho mejor que nada, y en la situación en la que está el equipo, sacar puntos es valioso. El próximo domingo tenemos un reto importante en Alcobendas, donde considero que tenemos mucho que ganar y poco que perder. Seguro que el equipo se va a encontrar cómodo, y va a hacer un buen partido.

– ¿Siente que el Balonmano Nava es el ‘equipo del pueblo’ dicho en un tono condescendiente, cuando de arbitraje se trata?
El balonmano es un deporte muy complejo de arbitrar, y ya no es como era antes, cuando había partidos que se decidían por quince goles de diferencia. Ahora este deporte es muy rápido, se decide por mínimos detalles, y ya no hay grandes diferencias, sino que muchos partidos se deciden por un gol. Siendo así, la importancia que tienen los colegiados es muy grande.

«Lo primero que tenemos que hacer es autocrítica, analizando todo lo que depende de nosotros. Confío en que, al final de la temporada, se hayan compensado aciertos y errores»

– ¿Ejemplos?
En nuestro caso, quitando los partidos que jugamos en Palma del Río y Torrelavega, todos los puntos que no hemos sumado se han decidido por un gol. Son los casos de Los Dólmenes en los dos partidos, Alcobendas, Villa de Aranda, Sinfín, Bordils, Lanzarote o Palma, ocho partidos en los que si hubiéramos marcado un gol más, tendríamos un punto más. Es decir, hablamos de un detalle, y por eso la labor arbitral la vemos tan acentuada. Cuando pierdes de quince no puedes mirar al árbitro, sino que tienes que mirar en lo que has fallado tú; pero cuando vas a un detalle… ahí influye todo, y lo primero que debemos hacer es mirarnos a nosotros mismos y hacer autocrítica, analizando en primer lugar todo lo que depende de nosotros, incluso si es mejor entrenar el lunes, o hacerlo el martes. Pero, una vez dicho esto, yo confío en que al final de temporada se hayan compensado aciertos y errores.

– Pero…
Ahora bien, lo que sí que creo es que nos tenemos que empezar a respetar un poco más nosotros, y dejar de pensar que somos un pueblo. Somos un grupo que forma un club con una estructura, y que tiene mucho valor, desde el primero hasta el último de sus miembros. Debemos respetarnos para que nos respeten, y hacernos valer para que nos tengan en consideración. Si nosotros mismos no nos damos valor a lo que hacemos, ¿quién nos lo va a dar? Nava tiene cosas negativas, por supuesto, como el tema del pabellón, pero todos tienen sus aspectos negativos, y Nava tiene muchas más cosas positivas. Eso lo tenemos que poner en valor, para que desde fuera se nos empiece a respetar.

Compartir