El ala del Naturpellet Segovia Álvaro López se dispone a tirar ante la presión de los jugadores del Valdepeñas Mimi y Zamo, en una ocasión de la primera parte. / KAMARERO
Publicidad

El Naturpellet Segovia y el Valdepeñas empataron en el pabellón Pedro Delgado, en un importante duelo de cara a la permanencia. Dos equipos necesitados de puntos que chocaron al compartir el objetivo en un partido de doce goles (6-6). Encuentro igualado, de mucha competencia y sin un dominador claro. De los de alzar las espadas en alto. De tú a tú. Entretenido para el espectador, pero enemigo de las pizarras. Los aspectos tácticos se emplazaron para otro día, pues lo significativo eran los puntos. Reinó el desorden en aras del resultado. Al final, el enfrentamiento concluyó en tablas ante el agrado de los dos conjuntos. Bueno para el cuadro de Ciudad Real, que estrenó entrenador, David Ramos, con otra actitud y rédito; y bueno para los hombres de Diego Gacimartín, que tras ir perdiendo 1-4 lograron revertir la situación y ponerse por delante incluso. Acciones para crecer en la segunda vuelta, motivos para seguir creyendo. Además, con este punto salieron de los puestos de descenso. Destacaron Álvaro BarreraBuitre’ por los locales y Manu García por los visitantes, ambos con tres dianas cada uno.

Desde la grada al parqué. Valdepeñas llegó a Segovia con un importante número de aficionados que fueron el altavoz del pabellón. Aunque lógicamente eran menor en número que los segovianos parecía que partían como locales, pues los decibelios de los seguidores manchegos impulsaron a sus jugadores desde el calentamiento y prueba de ello fue que con el pitido inicial saltaron más metidos. Tal fue el efecto que el quinteto compuesto por Mimi, Kike, Zamo, Dani Santos y el guardameta Mendiola logró ponerse por delante en apenas 20 segundos. Un disparo de Santos, que salió desviado al tocar en un jugador del Naturpellet, sirvió para descorchar el electrónico. No pudo comenzar mejor Ramos su etapa al frente del banquillo azulón.

En los siguientes minutos sobre la pista, se mantuvo una lucha sin un claro dominador y sin llegadas de incipiente peligro. Compases de trasteo, que no terminaban de sacudir la presión inicial en los locales que salieron como titulares: Álvaro López, Chus, Álex Fuentes, Álvaro Quevedo y Thiago Soares, bajo palos. Conforme fueron tomando parte los hombres de banquillo en la primera transición, el cuadro blanquirrojo fue ganando en acople con su juego de cuatro. López sujetó el dibujo de locales, junto con la entrada de Edu, Raya o Antonio Diz. Con esta conformación se niveló la balanza a raíz de un saque de banda en el costado izquierdo de López, que vio en el segundo palo a Edu y el segoviano logró el empate.

En el conjunto valdepeñero debutó su nuevo fichaje, el pívot Javier GarcíaChino’; que a pulso se ganó el reconocimiento de su afición con una actuación de mucha entrega. El duelo entró en un cauce equitativo, rápido, competitivo, aunque sin una materialización de ideas claras por parte de ambos equipos. Con la vuelta de Santos a la cancha, el Valdepeñas ganó entidad y se sacó otro zarpazo que puso por delante a los suyos, ante la flaqueza de Soares en portería. Con el 1-2, Chino marcó las directrices de su plantilla y tiró de galones, pese a llevar en el club apenas tres días, y se fabricó una jugada por la banda izquierda para asistir a Nacho Pedraza en el lado contrario, que valió para que este firmara el tercero.

La superioridad en el electrónico dotó de confianza al hacer manchego y dispuso de alguna ocasión más para haber podido ampliar su renta a través de Manu García o Santos, pero Soares solventó con mérito. Se puso cuesta arriba el partido para el Naturpellet, al verse por debajo y al no plantear una alternativa firme para reaccionar. Quedaban cinco minutos para el final del primer tiempo y la mejor noticia para los de casa era que los visitantes acumularon cinco faltas. Sin embargo, se relajaron en defensa y un balón largo del portero Mendiola a Juanan, permitió que García rematara con cierta comodidad dentro del área para establecer el 1-4.

En el tramo que precedió al descanso, el Naturpellet se mostró espeso de ideas y con miedo a pisar los terrenos del uno contra uno. Por medio de disparos lejanos terminaban jugadas, pero sin verter peligro alguno. Cuando quedaban apenas segundos para el paso a vestuarios, Buitre se sacó un tiro a la media vuelta para recortar distancias y, de forma seguida, Álex Fuentes culminó un saque de esquina para hacer el 3-4.

Pasado el ecuador, Gacimartín saltó con el mismo cinco de inicio, pero introduciendo a Buitre por Fuentes; mientras que Ramos mantuvo a los cinco hombres de salida. Buitre salió enchufado y ejerció el papel de capitán entre el plantel blanquirrojo para contagiar a sus compañeros. En apenas tres minutos logró dos goles, de bella factura el segundo, para revertir la situación y poner por delante al Naturpellet. El Valdepeñas se relajó y no se reconoció en relación a los primeros quince minutos del choque y Segovia fue a más.

Manu García se batió el cobre en la brega y, fruto de su disposición, llegó el 5-5 ante una nueva endeble actuación de Soares y segundos después hizo el sexto para los suyos y el tercero en su cuenta particular. El partido pasó a no tener ningún equilibrio táctico, dado el ahínco de los dos conjuntos por marcar antes que por defender. Movido, pero nada vistoso para las pizarras. Se complicó el asunto para los visitantes con la expulsión de su capitán Mimi, que fue doblemente amonestado tras cometer una falta a Buitre y protestar la misma acción. Con uno más sobre la pista, Gacimartín movió sus cartas y el equipo encontró rédito por mediación de Fuentes, que volvió a colocar las tablas en el marcador.

El encuentro entró en su recta final y se vio a dos plantillas compitiendo, pero sin terminar de dar con la tecla de los tres puntos. Quedaban menos de dos minutos y ambos conjuntos ajustaron conceptos en un tiempo muerto. Gacimartín estudió la opción del portero-jugador, aunque el planteamiento de Ramos no le dejó ponerla en liza. Finalmente ambos equipos se repertieron los puntos. Con este resultado y la derrota de la UMA Antequera en Peñíscola (4-3), el Naturpellet pudo salir del sótano de la clasificación justo al término de la primera vuelta.

Diego Gacimartín

«Nos cuesta mucho conseguir el primer triunfo en casa. Es difícil dar la vuelta a un 1-4. Este equipo sacó casta tras el descanso y nos dio confianza para creer en la victoria. Al final el reparto de puntos es bueno»

David Ramos

«Nos pusimos con el marcador muy a nuestro favor, pero fruto de las dudas que tenemos dejamos a Segovia que se metiera en el partido. Hay errores que en Primera División no se pueden cometer»