El ala del Naturpellet Segovia Álex Fuentes controla un balón ante el jugador del Palma Futsal Eloy Rojas, mientras Nico Rolón trata de levantarse. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Los jugadores del Naturpellet mostraron su disconformidad a la directiva por el retraso e irregularidades en los pagos, tomando parte en el partido de forma pasiva. Una acción más en una intensa semana en la que los cruces de comunicados dejaron diferencias. Un eco que esperan que se dilate entre la provincia con vistas a reclamar ayuda para mantener el club en Primera División. El quinteto de salida compuesto por Thiago Soares, Raya, Álvaro López, Álex Fuentes y Buitre se mantuvo opaco al juego los diez primeros segundos como protesta, en un pacto entre caballeros con los integrantes de la plantilla rival, el Palma Futsal. Fueron diez segundos de parón de un partido que terminó llevándose el cuadro de Antonio Vadillo por 2-4, y es que el conjunto mallorquín tiene ese empaque que poseen los equipos grandes de cara al gol. Sin ser tremendamente superior, aprovechó su efectividad en ataque y un error de los locales para al final apuntarse cuatro tantos, mientras la plantilla de Diego Gacimartín no dejó de derrochar coraje. Pese a la derrota, todo sigue igual por la salvación; pues O Parrulo Ferrol, Valdepeñas y Antequera también perdieron. Cinco partidos y cinco puntos.

El reivindicativo inició congeló el encuentro en sus primeros trances, enfriando incluso al conjunto visitante, que saltó con Joao, Tomaz, Bruno Taffy, Paradinski y el portero y capitán Carlos Barrón. Rápidamente el cinco de Gacimartín quedó reestructurado con la entrada de Edu, Iago Rodríguez y Antonio Diz por Álvaro, Fuentes y Buitre. Tras su premeditada protesta, salieron dispuestos a competir e imprimieron intensidad en su sistema defensivo aunque lejos de trenzar jugadas con determinación. Al Palma le costó asentarse sobre el parqué del Pedro Delgado, pero conforme fue engranando su dibujo del 3-1 fue generando ocasiones. Un punto por encima el cuadro mallorquín, aunque firme el plantel segovianos sujetando la propuesta del rival.

El primero en golpear fue la plantilla de Vadillo a través de Mati Rosa, que aprovechó un balón al segundo palo para batir a Soares (0-1). Pese a verse por debajo, el Naturpellet no bajó los brazos y poco después Buitre aprovechó una jugada en largo para controlar ante la estampa de Barrón y definir con criterio para empatar la contienda (1-1). Con las tablas de por medio, Álvaro cobró otra importante ocasión para los locales. El encuentro entró en un tramo de escasa lucidez y fue Catela el que rompió el guión al inventarse un quiebro con el que se quedó solo ante Soares para colocar el esférico en la cruz (2-1). Este gol encendió al conjunto segoviano y los minutos finales del primer tiempo se dirimieron en tensión, con acciones un tanto broncas.

Se llegó al descanso sin más alteraciones en el electrónico y el conjunto de Gacimartín seguía con opciones a los puntos. Tras el paso por vestuarios, los de Segovia salieron más metidos que el contrincante y Chus y Buitre aprovecharon dos faltas en zona comprometida para poner de manifiesto las intenciones del equipo. Con las primeras transiciones, el Palma fue recuperándose y al Naturpellet le costó hilvanar tres pases seguidos. Paradinski, Joao, Taffy o Lolo dieron un paso al frente por los visitantes y pasaron a jugar mejor sus cartas. Plantearon dificultades a los de casa y terminaron encontrando rédito a través de un malentendido entre Rodríguez y Rolón, que alentó el olfato goleador de Paradinski para hacer el tercero (3-1). A renglón casi seguido, Lolo asentó al comodidad en el marcador para los de Mallorca haciendo efectivo su potencia en el disparo desde una lejana falta (4-1).

Con este resultado, Gacimartín dio minutos al juvenil Monir Louah, que demostró descaro en la parcela ofensiva aunque le persiguieron las carencias lógicas a la hora de defender. El joven jugador fue ovacionado, mientras el equipo continuó compitiendo. A falta de cinco minutos salió de cinco con Álvaro como portero jugador ante un cerrado Palma, que no concedió espacios ni fisuras. Al no inquietar al cuadro de Vadillo, el técnico segoviano optó por poner a Chus en la función de Álvaro con el objetivo de presentar otra alternativa y logró dar con el tino a través de Buitre cuando restaban ya segundos (4-2). No dejó de insistir el plantel de Segovia hasta el final y Buitre cobró un tiro al palo como última bala.