d4-1a-kama_Balonmano-Nava-Alarcos-Ascenso-Asobal_KAM1972
El entrenador del Balonmano Nava, Dani Gordo, durante la semifinal. / KAMARERO
Publicidad

Con el bocinazo final la euforia se desató. Momentos para festejar con la afición, sin perder el rumbo. Siendo conscientes del paso dado, pero con el objetivo focalizado: la final. El Viveros Herol se fundió con su afición y agradeció a sus seguidores el aliento dispensado. Poco después, el entrenador Dani Gordo compareció en rueda de prensa ante los medios de comunicación para analizar el duelo frente al Ciudad Real. Satisfecho valoró: “Fue todo sobre el guión. Llevábamos una racha muy buena y al final esto es estadística. Empezamos un poco nerviosos. Cada gol y cada parada te acerca un poco más al sueño. El factor físico es un denominador común que nos diferencia. La defensa estuvo más dura. Luego fuimos capaces de salir de un bache que tuvimos en la parte final del encuentro y mantener la recta final con tres o cuatro goles”. Por otro lado, reconoció: “Si no hubiéramos ganado, habría sido, perdónenme la expresión, una cagada por toda la inversión que hizo el club y el apoyo que tuvimos”.

Con el resultado cosechado y el pasaporte a la final en la mano, se deshizo en elogios hacia sus jugadores: “La labor que hizo toda la plantilla fue impecable. Estoy muy satisfecho del equipo, más por la victoria que por el juego; pero lo importante era ganar”; y aseguró abiertamente: “Es el mejor grupo que he tenido en mi vida”. En cuanto al duelo del domingo frente al Sinfín, comentó: “Hay que salir a disfrutar. Quiero animar a todo el mundo que venga a ver la final, y agradecer tanto a instituciones como a la afición que se desplazó hasta aquí y a la gente de Segovia que acudió al pabellón. Solo por ver el Pedro Delgado así merece la pena jugar en este escenario”.

Lamariano: “Para mí es el partido más importante de mi carrera y,
pese a retirarme lesionado, estaré disponible para jugar”

A su lado estuvo Yeray Lamariano. El guardameta, que se tuvo que retirar lesionado tras sufrir un tirón, quiso quitar hierro al asunto, a pesar de evidenciar su malestar físico minutos antes: “Para mí esta final es el partido más importante de mi carrera a nivel emocional y, pese a no poder continuar, estaré disponible para jugar”. A su vez, explicó las razones que le llevan a meterse de lleno en la convocatoria: “Cuando llegué a Nava en mi primer etapa estaba desahuciado y me ayudó a volver a mi nivel. Tengo 35 años y es una oportunidad única”.

Javier Márquez, por su parte, intervino ante los micrófono, para hacer balance de las sensaciones ofrecidas por el Alarcos: “Las fases de ascenso de Plata son de lo más emocionante del balonmano español. Sabíamos que iba a ser un partido complicado, ya que Nava es un equipo con mucho potencial y nosotros somos un conjunto modesto”.

Compartir