d7-1-baloncesto-unami
Miriam Rollán entra a canasta. / CARMEN GÓMEZ
Publicidad

El Alhambra Unami ya está listo para su segundo compromiso de la Primera Nacional femenina. Tras sorprender en la primera jornada, con un renovado, joven y corto equipo con aún la falta lógica de rodaje, se desplaza mañana, domingo, a Palencia para medirse al Filipenses (16.00 horas). De cara a este encuentro, el conjunto segoviano ha completado la primera semana de entrenamientos con todas sus integrantes, tras la reciente llegada desde Paraguay de Marta ‘Matu’ Peralta. Aunque todavía es pronto para valorar al equipo, la imagen que dio el domingo pasado contra el CB Santa Marta no pudo ser mejor (69-52). Ahora el principal objetivo de la plantilla de Alicia Alonso pasa por asentarse en la competición y prolongar la buena dinámica con la que empezaron las jugadoras, a la par que continúan asimilando conceptos y puliendo determinadas facetas del sistema de juego.

“Las sensaciones son muy buenas, pero todavía estamos lejos del nivel que podemos ofrecer”, asegura Alonso; y continúa: “Cuando ganas, el trabajo se ve recompensado; aunque todavía no se puede hacer un análisis inicial, ya que estamos acoplándonos tanto a nivel grupal como en la liga. El resultado del otro día fue bueno, pero lo que me llevo es la imagen de las jugadoras. Hay que seguir trabajando con exigencia”.

Para el partido de mañana, la entrenadora cuenta con todas las componentes y, como novedad, es posible que entre en la convocatoria la junior Lili de Andrés.

En lo que concierne al Filipenses, se trata de un renovado plantel que debutará en la competición al aplazar el primer encuentro contra la Universidad de Salamanca y se presenta con las ausencias de Beatriz y Rocío. “Tienen un fuerte bloque, con potencia debajo del aro y en el tiro de tres”, valora Alonso; y añade: “Será un duelo complicado”.

Compartir