El delantero de la Segoviana Mika termina una jugada ante el Real Ávila. / KAMARERO
Publicidad

Una cosa es no mostrar tus cartas, que en fútbol (y en la vida) lo hacemos casi todos, y otra diferente es intentar que no se te note la cara de preocupación cuando llevas una mala mano, pero necesitas ganar esta partida. Y eso es lo que le sucede a la Segoviana de cara al ‘Clásico’ del grupo octavo de la Tercera División que le llevará hasta el Adolfo Suárez para medirse a un Real Ávila que apuntaba como uno de los candidatos a jugar la fase de ascenso a Segunda B, pero al que un invierno complicado le ha llevado a situarse más cerca de quedarse sin opciones que de poder pelear por ellas. La gran campaña que está realizando el Numancia B le está alejando de la cuarta plaza. Las tres primeras parecen inalcanzables, aunque en una liga de tres puntos y con tantos partidos por disputar siempre resulta aventurado hacer esta afirmación.
Centrando el interés en el conjunto azulgrana, las únicas bajas seguras están atrás, con la sanción de un partido por doble amonestación a Javi Marcos, y delante, con el partido de suspensión a Mika después de que la Jueza de Competición hiciera caso al recurso de la Segoviana, pero solo un poquito, después de que el árbitro se imaginara una agresión que la retransmisión televisiva demostró inexistente. Aún así, como no es plan de quitar una tarjeta roja directa y dejar a un árbitro a la altura del betún, se impone una sanción de un partido por ‘violencia’, aunque ésta no exista, como confirman las imágenes. Porque “dar una patada a un adversario no estando el balón en juego” como refleja el acta arbitral sobre la acción de Mika, no suele sancionarse solo con un partido, salvo que exista una contradicción evidente entre lo que refleja el acta, y lo que verdaderamente sucede sobre el terreno de juego.

LAS CÁBALAS

Sea como fuere, la vida sigue, las consecuencias de su arbitraje no serán demasiado graves para el señor Estévez Nieto, mientras que Mika se perderá uno de los partidos más importantes de la temporada por no hacer nada, y Manu tendrá que elegir entre Ivi, y Diego Gómez, para la punta del ataque gimnástico en el Adolfo Suárez. Aunque, vista la enfermería de la Segoviana, la del delantero de referencia no será la decisión más importante que deba tomar el técnico azulgrana.

La primera de esas decisiones pasará por el acompañante de Anel en el centro de la defensa. Sin Javi Marcos, y con Charly entre algodones, la solución puede pasar por situar al joven Centeno a que haga su bautismo de fuego en un encuentro de enorme rivalidad, o bien apostar por retrasar a Domingo, o Juan de la Mata. Todas ellas opciones de un cierto riesgo que habrá que calcular bien.

En el centro del campo, pensar en contar con Asier, que cumple una vuelta renqueante de su rodilla, como acompañante de Manu parece una utopía, por lo que de nuevo la opción de Juan de la Mata puede ser más que válida. Por las bandas, gana enteros la posibilidad de incluir a Dani Arribas por la derecha, con Dani Calleja por la izquierda, más Quino en la mediapunta, e Ivi arriba.

Éstas son algunas de las dudas que maneja la Segoviana, siempre que los lesionados no se hayan recuperado. Porque, si la realidad de las lesiones es la que es y no hay recuperación ‘express’, Agus Alonso, Charly, Asier y Álex Conde no serán de la partida y, si lo son, volverán al campo después de varias semanas sin jugar partido alguno. Si un ‘Clásico’ en Ávila siempre es uno de los encuentros más exigentes de la temporada con la plantilla al completo, jugar sin varios de tus jugadores diferenciales puede ser aún más complicado.

EL ÁVILA SE LA JUEGA

Pero no se puede olvidar el hecho de que el conjunto azulgrana tiene los deberes razonablemente hechos a estas alturas de la temporada, y toda la presión por conseguir los puntos pasa a ser para el Real Ávila, que ha recuperado a sus jugadores lesionados. Tanto es así que el técnico encarnado, Jónathan Prado, tiene la posibilidad de incluir en el equipo a Javi de Mesa, un futbolista de los que también marca las diferencias, y que en el partido de La Albuera mostró un excelente nivel.