Publicidad

Estela García es la jugadora segoviana más laureada de la historia del fútbol sala femenino, y también una mujer tremendamente cercana, como demostró acudiendo a la jornada final del Campus que la Escuela de Porteros Stop Gol llevó a cabo en el pabellón Pedro Delgado. La veintena de niños que participaron en la actividad se lo pasaron tan bien como la guardameta del Futsi Atlético, que dejará el club para continuar jugando en Primera División, aunque todavía no pueda decir dónde.

“Con los niños siempre es fantástico, —afirmó la guardameta—, y me gusta mucho poder trabajar con ellos. Si no lo hago más es porque no tengo mucho tiempo, porque la realidad es que es maravillosa la sensación que te transmiten. Ponen muchísima energía en todo lo que hacen, quieren llegar a por todos los balones corriendo… su ilusión es fantástica”.

¿Se interesaron por su trabajo?
Mucho. Me preguntaron por el partido más importante que he jugado en mi carrera, que si alguna vez había soñado con llegar adonde había llegado, o si en algún momento antes de un partido importante me había puesto nerviosa, o ilusionada. Lo que más me ha gustado es que muchos de ellos conocían lo que es el fútbol sala femenino.

¿Para el deportista de élite siempre es bueno bajarse a la tierra?
Es que yo no me considero una deportista de élite. Soy muy afortunada por haber llegado donde estoy, pero cuando en días pasados cogía las copas que he ganado para hacerme unas fotos, no me creía que hubiera conseguido todo eso.

¿Qué balance puede hacer de su paso por el Futsi?
Que es uno de los mejores clubes del mundo, que me ha dado mucho más de lo que podría haber soñado, porque yo soñaba con jugar en Primera, pero nunca pude imaginar que me iba a llamar un club, que mi debut sería en una Supercopa, que iba a ganar dos ligas, que me iba a llamar la Selección Española… todo eso es gracias al Futsi, que apostó por mí, y gracias a unas compañeras que son las mejores del mundo y un cuerpo técnico que hace un extraordinario trabajo.

¿Y por qué elige irse?
Cada uno tiene sus propias circunstancias. Sentí que allí había cerrado un ciclo, y era el momento. Es verdad que es un club maravilloso, pero también desgasta mucho, y tocaba cambiar de aires.

¿Se irá al Alcorcón?
Todavía no puedo decir nada acerca de dónde me iré, pero sí que seguiré jugando en Primera División.

Usted siempre se ha significado por priorizar la vida profesional a la deportiva.
Siempre he intentado priorizarlo, aunque no a toda costa, porque afortunadamente he encontrado un trabajo en el que me han dado todas las facilidades del mundo para poder jugar, con compañeros que incluso han cambiado sus vacaciones para que yo pudiera acudir a alguna convocatoria… y solo tengo palabras de agradecimiento para mi empresa, porque me ha permitido compaginar mis dos pasiones. Es verdad que no dejaré mi carrera profesional, porque es algo que me apasiona, y quiero hacer muchas cosas cuando deje de jugar.

¿A Estela también le apena la situación que se queda el fútbol sala con la desaparición del Segovia Futsal?
Es que estamos yendo hacia atrás. Es una lástima que en una ciudad con tanta historia de fútbol sala el equipo masculino desaparezca. Ya habían hecho desaparecer el equipo femenino por sacar el de los chicos, y ahora también desaparece… se pierde muchísimo con eso. Se queda el Unami femenino como único equipo referente en la capital, y pienso que todos debemos apostar en la ciudad un poco más por el fútbol sala. Hablamos de una Segovia que todo el mundo quiere venir a visitar, y no sé por qué no invertimos más en deporte. El fútbol sala es uno de los deportes que más número de licencia mueve, pero no crece. Todos tenemos que hacer un esfuerzo, los periodistas dándonos más visibilidad, los clubes invirtiendo en favorecer esa visibilidad en cuanto tengan un poco de dinero, patrocinadores… todos invertiremos a fondo perdido en un principio, pero si nadie empieza nunca a invertir, jamás saldremos de este círculo.