dep1_1-balonmano-nava
El jugador del Viveros Herol Adrián Rosales supera por alto a la defensa del Teucro Pontevedra en el partido de Copa del Rey disputado en Nava. / A.MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava cayó con honores ante el Condes Albarei Teucro. La plantilla de Daniel Gordo perdió por la mínima (29-30) ante un rival de categoría superior, prolongando sus opciones a la siguiente ronda hasta el último minuto. Finalmente, las lesiones de Adrián Rosales y Álvaro Rodrigues y las decisiones arbitrales condicionaron el tramo final de los locales que acariciaron con la punta de los dedos el próximo encuentro copero.

Flojo arranque defensivo por parte de los dos bandos, que fue saldado con intervenciones de mérito del guardameta Ernesto Sánchez en el caso de los locales. Poco a poco fueron tomando el pulso al encuentro y el Nava se fue metiendo gracias a sus acciones en ataque, con aclarados que posibilitaron libertad, sobre todo, a Llopis para lanzar al arco rival. El argentino Andrés Moyano y Carlos Gehrhardt lideraron la parcela ofensiva para los gallegos y lograron marcar hasta tres goles cada uno en los primeros minutos, aprovechándose de los fallos del Nava y un error arbitral.

Le llegaron los problemas al Viveros Herol al verse tres por debajo en el marcador (4-7) y Gordo pidió tiempo para asentar conceptos. No mejoró el cuadro local y el Teucro fue imponiendo su potencial y se llegó a distanciar de cinco.Entró en pista Adrián Rosales y el cuadro reaccionó con un buen gol de Alonso Moreno, un siete metros a cuenta de Llopis y una internada de Darío Ajo para colocarse 7-10.

El Pontevedra siguió elaborando rápido, aprovechando la falta de intensidad de los locales, con acciones vertiginosas de Davor Cutura, Natan Suárez o Guillermo Fischer. No permitió el Nava que se fueran otra vez del duelo y Rosales y Paco Bernabéu sujetaron la contienda, mientras Yeray Lamariano comenzaba a hacerse presente bajo palos. Recital del guardameta, que llegó a encadenar hasta tres paradas consecutivas para el archivo. En los últimos minutos del primer tiempo, el Viveros Herol fue mejor y consiguió igualar el partido para marcharse a los vestuarios 15-15.

Tras el ecuador, el conjunto de Gordo salió con las espadas en todo lo alto y demostró su proyección sobre la batuta de Rosales y Carlos Villagrán. Se colocó hasta tres goles por delante y supo gestionar la diferencia, con el público de su lado. Por su parte, Cutura y Moyano sujetaron al Teucro.

Le llegaron los lesiones al Nava, con Rodrigues en la rodilla izquierda y después con la de Rosales en la derecha, y con la ausencia de Filiph Martins y Darío Ajo, el Viveros Herol tuvo que jugar con Oleg Kisselev en el pivote. Aun así el equipo consiguió superar un 27-28 adverso para colarse, gracias a dos buenas acciones del portero Sánchez, por delante (29-28) a poco más de un minuto para el final y con posesión. Sin embargo, una polémica decisión arbitral, al no señalar un siete metros a Andrés Alonso, le dio la posibilidad al Teucro de empatar. A esta acción se le sumó un precipitado ataque local, que fue aprovechado por los visitantes para ejecutar el definitivo 29-30 a falta de 3 segundos para el bocinazo final.