Publicidad

Han pasado un buen número de partidos, tantos como nueve, para que el Naturpellet Segovia haya podido enlazar dos jornadas sin perder, y haya evolucionado hacia el equipo competitivo que la Primera División del sala nacional exige si quieres mantenerte en la categoría. La paciencia que Diego Gacimartín pidió después de unos malísimos resultados, que vinieron a evidenciar las peores sensaciones que el equipo ofrecía sobre la pista, acabó dando sus frutos, como demuestran los cuatro puntos de seis posibles que el conjunto segoviano ha sumado en sus dos desplazamientos a Murcia, donde muy pocos contaban con que el Naturpellet pudiera ‘rascar’ nada en lo que a puntos se refiere.

Desde que en la sexta jornada de la competición el equipo consiguiera el empate en la cancha del Peñíscola, la imagen ofrecida por el Naturpellet ha ido ‘in crescendo’, pese a la derrota en casa frente al Jaén, hasta llegar a los dos últimos encuentros, en los que el plantel respondió bien a dos dinámicas distintas, en el Palacio de los Deportes a los ataques constantes de ElPozo, y en el Wsell de Güimbarda, a un mal inicio que obligó a remar contracorriente. En ambos casos, con éxito.

DE MÁS DE CINCO, A MENOS DE TRES

Varios son los factores que se han unido para volver a colocar al Naturpellet dentro de los conjuntos competitivos de la Primera División. El más importante ha sido que los jugadores han entendido que había que elevar el nivel de intensidad defensiva, poniéndole las cosas un poco más fáciles a Thiago Soares, que también ha mejorado sus prestaciones bajo los palos. De esta manera, mientras que el promedio de goles encajados en las cinco primeras jornadas era de más de cinco por encuentro, el de las últimas cuatro jornadas se ha reducido a la mitad. Todo un dato que refleja en números lo que se percibe en la cancha, que el equipo ha dejado atrás sus minutos irregulares, y ahora compite al cien por cien durante todos los minutos.

Estas buenas sensaciones se ha trasladado a la clasificación, puesto que el equipo, a pesar de que ha retornado a la última plaza de la clasificación, tiene la permanencia a un solo punto, sin olvidar de que dos conjuntos que pelearán con el segoviano por la permanencia, como son el O Parrulo y el Antequera, ya han jugado la décima jornada de liga, perdiendo frente a Inter y FC Barcelona respectivamente, por lo que tienen un partido más que los segovianos.

La mejoría del equipo se pondrá a prueba el próximo viernes, a las ocho de la tarde, en Palma de Mallorca, donde el Naturpellet afrontará su tercer desplazamiento consecutivo, en esta ocasión hasta la cancha del Palma Futsal, segundo de la clasificación después de que en la pasada jornada fuera goleado por el FC Barcelona. Será el último desplazamiento de máxima exigencia que le tocará realizar al equipo de Diego Gacimartín tras una primera vuelta demoledora con las visitas a las canchas de Inter, Barcelona, ElPozo y ahora a la de Palma.

PEDRINHO SE QUEDA ATRÁS

No todos los jugadores están evolucionando positivamente en la competición dentro del plantel segoviano, y preocupa especialmente la situación de Pedrinho. El ala brasileño, cedido por el Osasuna Magna, no está rindiendo como espera el cuerpo técnico, y el canterano Julio Miguel ha empezado a pedir con su trabajo un sitio en el equipo, entrando tanto en las dos convocatorias como en las rotaciones frente a ElPozo. De continuar por esta línea, no sería de extrañar que el club se plantease en el mes de diciembre dialogar con el Osasuna para dar por concluida la cesión de un jugador al que le está costando mucho adaptarse.