El capitán del Viveros Herol Nava, Carlos Villagrán, supera una defensa y se dispone a lanzar a puerta. / KAMARERO
Publicidad

A falta de que cuatro jornadas para que se consuma el campeonato liguero de la División de Honor Plata, el Viveros Herol Nava tiene en sus manos ascender a Asobal este mismo sábado. Dispone de una ventaja de siete puntos sobre el segundo clasificado, el Alarcos Ciudad Real, y acaricia con la yema de los dedos una meta que sería historia del balonmano en la provincia y a nivel nacional. Una localidad de unos 3.000 habitantes en la élite. ¡Casi nada!

“El objetivo es ascender lo antes posible”, son las palabras del capitán Carlos Villagrán, que habla de manera previa a la cita que puede cambiar el rumbo del club. Responsabilizado y sereno -con los pies en el suelo y con naturalidad- a tenor de lo que puede lograr el conjunto, pero no más presionado que en cualquier enfrentamiento de los disputados hasta el momento, espera que el vestuario mantenga la identidad que le ha llevado a gozar de una posición privilegiada: “El trabajo y el significado de la palabra ‘equipo’ es lo que nos ha llevado hasta aquí. La madurez y la solidez a la hora de competir han sido las claves de la temporada que estamos haciendo y teníamos claro que necesitábamos del compromiso de todos si queremos ascender. El nivel de exigencia que estamos ofreciendo es muy alto y se está viendo reflejado en la cancha”.

«Si este partido es el más importante del club lo decidirá la propia historia. El Nava ha jugado muchos encuentros de trascendencia a lo largo de sus años, pero lo cerca está llegar a Asobal es una meta que hace un tiempo era impensable»

Tras dos semanas sin competir, la plantilla navera se prepara para viajar a Pontevedra y medirse al Atlético Novás, en un encuentro que dará comienzo a las 19.00 horas en el pabellón municipal de O Rosal (Pontevedra). Se trata de penúltimo clasificado y, a pesar de que sus resultados no son boyantes, encara los últimos partidos con la firme intención de mantener la categoría. “Los parones siempre son una incógnita, pero el equipo está preparado. Sabemos que ellos irán a muerte para agarrarse a la permanencia y tienen jugadores para ello”, comenta Villagrán; y reconoce: “Ellos tendrán más presión, ya que necesitan la victoria más que nosotros”.

Por otro lado, lanza la mirada atrás y destaca el sacrificio y el trabajo que hay detrás de la que puede ser la mayor gesta del Balonmano Nava: “Si este partido es el más importante del club lo decidirá la propia historia. El Nava ha jugado muchos encuentros de trascendencia a lo largo de sus años, pero lo cerca que tenemos llegar a Asobal es una meta que hace un tiempo era impensable. Es algo que hay que poner en valor y, por eso, los que más tiempo llevamos en el club queremos sobre todo disfrutar del camino y del gusanillo que comenzará a aparecer a medida que vaya acercándose el sábado”.

200 aficionados del Nava se desplazarán a Pontevedra

El choque en territorio gallego ha levantado mucha expectación en Nava de la Asunción. Alrededor de 200 aficionados se desplazarán a Pontevedra para animar a su equipo en aras del deseado ascenso. Hasta dos autobuses partirán al importante partido con el objetivo de colocar en broche por todo lo lato. “Se espera un ambiente espectacular y, por ello, hay que disfrutarlo al máximo”, apunta el propio Villagrán. En caso de lograr el objetivo de forma inminente, el club todavía no tiene cerrada cómo será la celebración, aunque baraja varias posibilidades. Los jugadores y el cuerpo técnico, mientras tanto, continúan entrenando como si de una semana más se tratara.