Los triatletas comienzan el Memorial Lola Velayos lanzándose al agua del embalse del Pontón. / FRANCISCO SÁNCHEZ VIRAZ
Publicidad

Durante la mañana del domingo se llevó a cabo en el entorno de La Granja y Valsaín la decimocuarta edición del Triatlón de Montaña de Valsaín, que desde hace siete ediciones rinde homenaje a la figura de Lola Velayos, una joven de la localidad a la que un accidente de tráfico le arrebató la vida. Prácticamente un centenar de deportistas tomaron parte en una competición exigente, pero sin duda de una extraordinaria belleza por los parajes por los que transitaba, y que se celebró en una jornada en la que el calor solo hizo acto de presencia en el tramo final.

Por delante, un kilómetro y medio de natación por las frías aguas del embalse del Pontón, cerca de treinta en bicicleta de montaña después de dar tres vueltas a un circuito con pocos tramos de descanso, y unos últimos diez kilómetros de carrera a pie recorriendo en dos ocasiones circuito de cinco kilómetros que transitan por algunas zonas de los Paseos de Pesquerías Reales dentro del Parque Nacional Sierra de Guadarrama donde transcurren las pruebas que componen el Real Sitio Grand Slam, circuito de carreras que combina las disciplinas deportivas de carrera por montaña, travesía a nado, triatlón y duatlón.

LÓGICAS DIFERENCIAS

En una prueba tan exigente, resulta complicado que no haya diferencias entre los participantes. Y así sucedió, ya que desde el segmento de natación comenzaron a abrirse las distancias, hasta que superadas las dos horas de competición, el madrileño de Leganés Carlos Regacho, uno de los mejores triatletas de la Comunidad de Madrid que acumula triunfos en pruebas de Triatlón Cros, levantaba los brazos como ganador al cruzar la línea de meta, cerca de cuatro minutos antes de que lo hiciera Sebastiá Catlla, que aventajó en un minuto a Joaquín Peces, que acabó tercero.

En la categoría femenina, Matete Martínez terminó el recorrido en 2:34.49, en el puesto vigésimo quinto de la general final, siendo la primera mujer en llegar a la meta, con una diferencia también de cuatro minutos sobre Nuria Andrés Bonín, que fue segunda. El dominio de estas dos deportistas en la categoría femenina fue importante, ya que la tercera clasificada, Blanca Muñoz, llegó a más de diez minutos de la segunda. Y es que el Memorial Lola Velayos no fue ni mucho menos un paseo, aunque visualmente sea de los más atractivos de España.