Los aficionados del CP Carbonero animan a sus jugadores en la semifinal contra ElPozo, disputada en Las Rozas. / ENRIQUE SERRANO
Publicidad

El pueblo de Carbonero el Mayor se volcó con su equipo. El conjunto cadete del club blanquirrojo entró en la fase final del campeonato de España de fútbol sala, por méritos propios, y hasta Las Rozas se desplazó su afición en varios autobuses. No importó que fueran las fiestas de San Juan en la localidad: lo primero fue alentar a los suyos. Tras ganar la Liga Regional de Castilla y León y pasar la primera fase del Nacional, contra rivales como el CD Puerto de Ceuta, el Torreblanca de Melilla o el Navalmoral FS, esta mañana se enfrentó a ElPozo Murcia en la semifinal en el escenario madrileño. El resultado no fue el mejor, cayeron derrotados por el resultado de 7-1; pero esta generación de jugadores del CP Carbonero siempre podrá decir que estuvo entre las cuatro mejores plantillas de España.

Fue una eliminatoria para disfrutar y, aunque los nervios estuvieron presentes de forma lógica que sacuden en este tipo de partidos, el aprendizaje y el apoyo de sus vecinos fueron los mejores premios que se llevaron. Temporada para el recuerdo, que quedará guardada en los anales de la historia del club y del fútbol sala segoviano. Ahora les toca seguir creciendo y demostrar su proyección en las venideras categorías.

La final se disputa mañana entre el plantel murciano y el FC Barcelona, que se impuso al Moprisala de Toledo por 5-4.