d6-1-balonmano-nava-sagunto
Darío intenta lanzar desde los seis metros. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Hasta el Complex Esportiu La Verneda viajó en la jornada de ayer el Viveros Herol Nava, para medirse en la jornada de hoy al Sant Martí Adrianec, equipo recién ascendido a la División de Honor Plata, y que en la primera jornada de liga dejó buenas sensaciones en la cancha del MMT Zamora, a pesar de la derrota.

Tiene el conjunto catalán todas las virtudes de un plantel joven. Un balonmano rápido, con una defensa 6:0 en la que los extremos suelen estar muy atentos a las salidas de los laterales a las zonas de lanzamiento para propiciar el error y lanzarse al contragolpe. Además, en la ofensiva los movimientos son constantes, incluyendo en esos movimientos al pivote Pol Camats, que suele buscar con velocidad el espacio por la línea de seis metros. Como la envergadura de los jugadores catalanes suele ser menor que la de sus rivales, las acciones rápidas en ataque intentando pillar descolocada a la defensa suele ser una de sus armas más utilizadas.

Nunca ha tenido el Viveros Herol Nava un partido sencillo ante oponentes que practican este tipo de balonmano, si bien es cierto que el conjunto segoviano ha adquirido una mayor versatilidad tanto a la hora de defender su marco, como en las variantes ofensivas, en las que Carlos Villagrán y Adrián Rosales tienen un peso muy importante, como en este encuentro lo tendrán los pivotes naveros.

IMPONERSE DESDE EL INICIO

Aún sin Álvaro Rodrigues, del que se espera que pueda estar disponible para el siguiente partido de liga en casa, el equipo viajó hasta Barcelona sabedor de que es en canchas como la del Sant Martí donde se ganan las competiciones. La ilusión del debutante en la competición es una baza que el cuadro barcelonés tendrá a su favor, y por ello el Balonmano Nava dispondrá una salida rápida desde el inicio para tratar de establecer las primeras diferencias favorables, y poder así administrar la posible ansiedad de su joven oponente. Aún así, el equipo segoviano no está acostumbrado a jugar partidos los domingos por la mañana, y después de un desplazamiento largo en autobús hasta la Ciudad Condal, existe la incógnita de conocer el rendimiento del plantel ante condicionantes con los que no está acostumbrado a trabajar.balonmano

Compartir