Publicidad

Más allá de jugadas polémicas, de acciones en las que se pudo señalar una cosa, o la contraria, y más de veinticuatro horas después de finalizado el encuentro que la Gimnástica Segoviana empató en La Albuera frente al Júpiter Leonés, el club azulgrana todavía no entiende la actitud que mostró el colegiado soriano Ismael Estévez Nieto, convertido en protagonista del choque al expulsar a Mika en una acción que no pareció ni falta, y anular un gol a la Segoviana en la última jugada del encuentro que, vista a través de las cámaras, debió subir al marcador.

Agustín disculpa los errores arbitrales “porque son normales en el fútbol”, pero no la actitud provocadora que mostró el colegiado

Así, aunque el presidente de la Segoviana, Agustín Cuenca, ya avanzó que el club recurrirá la expulsión de Mika “porque las imágenes demuestran con claridad que no existe ninguna agresión, sino que el jugador rival se tropieza con el nuestro”, el máximo mandatario azulgrana no hace hincapié en las decisiones del colegiado, “porque puede acertar o equivocarse como todos”, sino en las formas que éste mostró durante el partido, “y eso sí me molesta profundamente. No puedo con las actitudes provocativas, y el árbitro la tuvo”, y no solo durante el choque, sino finalizado el mismo, “ya que en cuanto acabó el partido bajé al túnel para evitar que hubiera ningún problema, y pude ver que el árbitro, en lugar de meterse en el vestuario, se quedó en el túnel, no sé si esperando a que alguien le dijera algo”. Al final no llegó la sangre al río, pero la situación no estuvo lejos de irse de las manos, por el estado de nervios al que llegaron los integrantes de la Segoviana al acabar el encuentro.

Agustín no es optimista con respecto al recurso que el club presentará al Comité de Competición por Mika: “Aunque espero que le rebajen la posible sanción, sería raro que le retiraran la roja, así que no veo demasiado posible que podamos contar con él de cara al partido frente al Ávila”. Es el precio que la Segoviana debe pagar por un error arbitral “y espero que sólo se quede ahí, y que no tengamos que acordarnos al final de la temporada de los dos puntos que no logramos sumar este domingo”.

MIKA, TRANQUILO

El acta arbitral del encuentro ante el Júpiter Leonés señala, en su apartado de expulsiones, que “En el minuto 85 el jugador (11) Junco Martínez, Miguel Angel (Mika) fue expulsado por el siguiente motivo: Dar una patada a un adversario no estando el balón en juego”. La reacción del jugador en el campo, al ver la tarjeta roja directa, ya hacía prever que se trataba de un error de apreciación, algo que corroboran las imágenes de televisión.
El delantero cántabro así lo señala al afirmar que “me quedé flipado cuando vi la roja, y entiendo que el club quiere recurrir la expulsión, porque yo ni me entero de que le doy. Se ve claramente en las imágenes que el rival pasa por delante de mí, y yo no me doy ni cuenta de ello”. Aunque, teniendo en cuenta que el colegiado “no dio ni una desde la amarilla que le sacó a Quino”, y eso sucedió en el minuto cinco de partido, tampoco es de extrañar que el encuentro se le acabara yendo de las manos.

Así que existen muchas posibilidades de que el máximo goleador de la Segoviana, y no de los principales artilleros del grupo, se quede sin jugar el partido contra el Ávila en el Adolfo Suárez, aunque Mika confía en que no sea así, “porque tengo la tranquilidad absoluta de que no he hecho nada”. Su presencia en el campo está siendo toda una garantía de goles ahora que el equipo no parece pasar por su mejor momento, como así confirma el cántabro “aunque ahora somos más eficaces que al principio de la temporada. Además, los campos en invierno tampoco nos permiten realizar el juego que practicamos normalmente, y aún así estamos sumando los tres puntos prácticamente en todos los partidos”.

El delantero valora que el equipo “está siendo más eficaz ahora que a principio de liga” pese a reconocer que “no estamos en nuestro mejor momento”

El ‘9’ azulgrana está haciendo honor a su dorsal, marcando un buen número de goles que la pasada campaña se le negaron “por falta de la confianza que te dan los minutos de juego. Pero este año tenía la confianza en que los goles iban a llegar, como así está sucediendo”. Y ello pese a jugar normalmente como única referencia ofensiva, aunque Mika prefiere hacerlo acompañado “en un 4-4-2. Pero no estoy aquí para jugar a lo que me guste, sino para adaptarme lo mejor posible a lo que pide el entrenador”.

La liga sigue, y el título continúa a tiro, aunque el delantero azulgrana no solo coloca a Zamora y Arandina como los rivales por el campeonato, “porque el Numancia B tiene un equipo que a mí me gusta mucho, y aunque parezca que está lejos en la clasificación, tiene dos partidos menos que, si los gana, le meterán en la pelea por la primera plaza”. Que no se olvide.