Componentes de la plantilla del CD Segosala de Tercera División, en el acto de presentación de los distintos equipos del club. / CD SEGOSALA
Publicidad

El CD Segosala rebasó todas sus metas que se fue poniendo tras el ecuador del campeonato liguero del Grupo 9 de la Tercera División de fútbol sala hasta adjudicarse el subcampeonato. Con la primera plaza casi inalcanzable en favor del Unión Arroyo, el conjunto segoviano fue ganando posiciones desde el cuarto puesto hasta el segundo, en una zona alta en la que compitieron hasta el final equipos como el Tierra Castellana de Arévalo o el FS Salamanca de Tomás de Dios. “Hicimos una segunda vuelta casi perfecta”, subraya el técnico Ángel Zamora; y explica: “Solo perdimos un partido y, aunque quedar primeros era muy difícil, seguimos compitiendo para acabar con buen sabor de boca. Como primer objetivos nos planteamos mejorar los resultados de la primera vuelta y luego ir ganando puestos”.

Así hasta que lograron la segunda plaza que, de haber declinado el play off el Unión Arroyo, les hubiera tocado jugar. En principio el Segosala saldrá a competir la próxima temporada en Tercera, aunque si la Federación le ofreciera una plaza en Segunda B, el club estudiaría la posibilidad de dar el salto. “El plazo de inscripción de los equipos acaba el 30 de junio y siempre puede haber alguna vacante”, comenta Zamora; y continúa: “En ese caso, la directiva se plantearía si ascender o no. Económicamente es viable, pero el día que tengamos que subir nos gustaría que fuera haciéndolo en la cancha. Hay que tener en cuenta también que la diferencia de Tercera a Segunda B es enorme”.

Pendientes del Segovia Futsal

La intención del técnico segoviano es “seguir, aunque todavía no hemos hablado nada. Aquí se trabaja muy bien y es un club serio. Me gusta el proyecto. Está muy profesionalizado dentro de que no es profesional”. Por otro lado, el Segosala anda pendiente del futuro del Segovia Futsal, con el que tiene firmado un convenio de filialidad, y si finalmente hará equipo en Segunda División. “El convenio nos afectó más de lo que pensábamos, sobre todo en el día a día. El equipo de Primera División se llevaba jugadores del nuestro y nosotros del juvenil. Al final no teníamos estabilidad en los entrenamientos”. Con vistas a la próxima campaña, la idea es “mantener la base, aunque habrá cambios para rejuvenecer la plantilla. Luego hay que ver si el Segovia Futsal sale en Segunda y si coge alguno de nuestros jugadores”.