El presidente de la Gimnástica Segoviana, Agustín Cuenca. / KAMARERO
Publicidad

Agustín Cuenca, presidente de la Gimnástica Segoviana, mantiene todavía muchas dudas acerca de la posibilidad de presentarse a las elecciones a la presidencia del club azulgrana, sabedor de que su mandado termina esta temporada. Pero esas dudas que a día de ayer le llevaban a señalar que “aún no tengo nada claro el presentarme”, se contraponen con una certeza, la de que no comenzará la carrera política en las próximas elecciones municipales.

El Partido Popular se encuentra confeccionando las listas para concurrir a estas elecciones, con Pablo Pérez como número uno, y precisamente la afinidad que tiene el cabeza de lista del PP para el Ayuntamiento de Segovia con el presidente de la Gimnástica le llevó a sondear la opción de que Agustín se integrara en esa lista.

Sin embargo, el presidente de la Segoviana rechazó la opción “casi antes de que me la llegaran a plantear. No quiero entrar en política, y aunque me llevo bien con Pablo (Pérez) entre mis aspiraciones no está la de integrarme en unas listas para las elecciones municipales”. Así, el presidente gimnástico lo seguirá siendo hasta el final de la temporada, aunque se espera que algunas jornadas antes haya manifestado su intención de continuar, con lo que sería prácticamente seguro que no haría falta siquiera preparar unas elecciones, habida cuenta de la tremenda aceptación que tiene entre la masa social el trabajo de la actual junta directiva azulgrana. Pero Agustín sigue con dudas acerca de la continuidad del proyecto.

CONTRA LA ARANDINA, EN JORNADA ELECTORAL

Muy atento está el conjunto azulgrana con la fecha de las elecciones, y no solo por el sondeo a Agustín Cuenca por parte del PP, sino también porque el 28 de abril, fecha de las elecciones generales, está prevista la celebración del partido que disputará la Segoviana frente a la Arandina en el campo de El Montecillo, y que tal y como se está desarrollando la competición, puede ser decisivo para la clasificación final de ambos equipos.

Agustín explicaba los motivos de esa atención especial al partido por parte de la directiva, “ya que la fecha de los partidos la pone el equipo anfitrión. Si la Arandina tiene algún jugador que tenga que formar parte de la mesa electoral, seguro que cambia el partido de día, mientras que nosotros no tendremos esa posibilidad de hacerlo si le toca a alguno de los nuestros”. Y es que, tal y como está la liga, cualquier detalle importa.

COBRAR PRIMERO, PROHIBIR DESPUÉS

En su empeño de no dejar de hacer amigos dentro del fútbol modesto, la Federación Española de Fútbol emitió una Circular en la que prohibió la presencia de los utilleros en el banquillo de sus respectivos equipos durante los partidos de Segunda B y Tercera División, para evitar la picaresca de que algunos clubes hagan ficha de utilleros a entrenadores que acaban ejerciendo como tales.

Sin embargo, la Federación no tuvo en cuenta el hecho de que cada club que cuenta con un utillero le hizo una ficha federativa con un coste de 220 euros, que ahora muchos clubes como la Segoviana, tienen previsto reclamar a la RFEF, puesto que el utillero ya no puede hacer uso de esa ficha, tal y como les recomendó la asociación Proliga, en la que se incluye el conjunto azulgrana. Otra cosa es que la Federación les reintegre esa cantidad en su totalidad, o en la parte correspondiente a los cuatro meses que restan de competición. Sea como fuere, se trataría de una cantidad casi simbólica para cada club, pero que toda ella representaría un buen ‘agujero’ en las arcas de la Federación Española.