d1-1kama_Balonmano-Nava-Agustinos-Perico_KAM9953
El central almeriense del Viveros Herol Nava Agustín frente a un rival del Agustinos en el Pedro Delgado. / KAMARERO
Publicidad

El Viveros Herol Nava está rompiendo todos los moldes en la División de Honor Plata. Ha pasado de iniciar su temporada persiguiendo el objetivo de la permanencia a poder incluso subir a Liga Asobal. Si bien es verdad que la entidad navera hizo un fuerte desembolso para reforzarse respecto al curso pasado, ahora ha pasado de ver cumplida su aspiración de jugar la fase de ascenso a arañar el factor de poder ser anfitrión. En caso de que la plantilla de Dani Gordo se imponga al Handbol Bordils el sábado en casa (19.00 horas), se ganaría el derecho a organizar el crucial desenlace. La ilusión de un pueblo, a un paso.

De cómo llega al tramo final y las posibilidades que tiene el conjunto de rubricar la campaña por todo lo alto habla el central almeriense Agustín Casado, uno de los jugadores más destacados de la competición y máximo artillero con 210 goles. “Llegamos en un buen estado de forma. Hemos recuperado jugadores que van a ser clave. Como equipo tenemos las cosas más claras y estamos con confianza, y los resultados están acompañando”, explica; y subraya: “Es uno de nuestros mejores momentos”.

Para poner a Nava de la Asunción en lo alto del panorama nacional, el duelo del sábado se presenta como crucial. “A lo largo de la temporada ha habido varios partido importantes, pero este es el más determinante”, asegura Casado. A pesar de que el rival se encuentra en la décima posición, en el retrovisor queda el enfrentamiento de la primera vuelta en el que el cuadro gerundense logró hacerse fuerte en su feudo y llevarse la victoria (21-20). “Tenemos que tener cuidado. Ya nos puso las cosas difíciles en su cancha y nos ganó. Pero no solo ha sido a nosotros: también perdieron allí el Alcobendas -campeón de la categoría- o el Alarcos Ciudad Real”, reconoce.

Llegados a este punto, el aspecto físico juega un papel fundamental y el trabajo del preparador Alejandro Pereira resalta con luz propia. “Llevamos tiempo entrenando duro y ahora las sesiones están siendo enfocadas a llegar lo mejor posible de cara a la fase de ascenso”, comenta.

A nivel personal, valora: “Quizás esté siendo la campaña que menos larga se me está haciendo al estar tan bien físicamente, a pesar la cantidad de minutos que estoy jugando”. Así lo corrobora su promedio de 7,24 tantos por encuentro.

Los rivales por el ascenso

Los Dólmenes Antequera, el DS Auto Gomas Sinfín y el Alarcos Ciudad Real serán los contrincantes del Viveros Herol en la lucha por el pasaporte a Asobal. “No doy a ninguno como favorito, ya que los cuatro somos muy buenos equipos. Es un partido a vida o muerte y puede pasar cualquier cosa. Al final gana el conjunto que mejor esté en ese momento”, apunta el almeriense. A sus espaldas lleva dos fases de ascenso y su experiencia le dice que “es mejor jugar en casa. El hecho de contar con la afición de tu lado es un plus. También supone mayor presión, pero tener que hacerlo fuera es más complicado”.

Compartir