dep3_2
El centrocampista Terleira conduce un balón en el centro del campo. / KAMARERO
Publicidad

Empate del CD La Granja en su segundo test de pretemporada, contra el Alcobendas Sport en el campo de El Hospital; en un partido que volvió a servir al plantel de José Luis Segovia para afianzar pasos en la campaña de su retorno a la Tercera División. El conjunto granjeño apenas lleva unos días con el mono de trabajo y los resultados empiezan a corroborarse, aún con un margen de mejora importante. La progresión del cuadro azul es palpable y la mejor cara de la moneda la mantiene la proyección. Prueba exigente contra un Tercera de Madrid en el que un gol de Mario sirvió para que los locales mandaron durante el primer tiempo, pero en el segundo David Barca estableció el definitivo empate.

El equipo de Segovia saltó con Truji en portería, Pluma y Kike de centrales, Marcos y David en los laterales, Aguirre de bisagra entre la defensa y la línea de centro del campo compuesta por Terleira y Guti. Lázaro, Mario y Choflas definieron el ataque local, siendo este último la referencia ofensiva. En la parcela opuesta se presentó un contrincante amarillo conformado por una espina dorsal con jugadores de gran envergadura física, que buscó sacar el balón jugado para apoyarse después en sus hombres de banda.

El cuadro granjeño también quiso el esférico con Kike y Pluma abriendo la iniciativa y Aguirre soldando la continuidad, aunque le costó trenzar un fluido juego. La mano de Segovia comenzó a notarse y es que, a diferencia del esquema de Paco Maroto, los laterales no profundizan tanto en el perímetro rival. Sin embargo, los atacantes de arriba, Lázaro y Mario, intercambiaron posiciones y, a raíz de estos movimientos, llegó el primer gol del amistoso a cuenta del segundo. Un control a la altura de la media luna y su contiguo disparo desde fuera de la línea de cal del área fueron las pinceladas que dio dio Mario para descorchar el marcador.

Este tanto sirvió para que los azules se afianzaran con más aplomo sobre el terreno de juego a la par que cometieron descuidos por confiarse. Ocurrió en varias ocasiones, al sacar el balón a primera instancia, que se concedió el cuero a los delanteros amarillos y, que de no ser por la solvente actuación de Truji y su concentración, podría haber costado el empate.

Carrusel de cambios

Con el 1-0 se llegó al ecuador y, tras el descanso, saltaron hombres como el portero Lorenzo, Alfonso, Juli o Gabi. Estos primeros cambios precedieron a un carrusel de movimientos en ambos banquillos. El encuentro siguió un guión parecido al del primer tiempo, aunque el cuadro madrileño se hizo valer a través de David Barca que consiguió colocar las tablas para los suyos. Finalmente el 1-1 fue juez para que los dos equipos salieran con una visión positiva con vistas a seguir mejorando.