d2-1kama_Futbol-Segoviana-Avila_KAM6339
El lateral derecho de la Segoviana, Adrián Pérez, se va de un rival. / KAMARERO
Publicidad

Segoviana-Zamora. Uno de los duelos que más expectación levante en el calendario del Grupo VIII de la Tercera División. Dos equipos llamados a estar en la zona alta de la clasificación y a luchar por el ascenso a la Segunda B. En el primer tramo de la temporada, ambas plantillas así lo están demostrando y, tras once jornadas, llegan en primera y tercera posición respectivamente.

Los zamoranos empezaron un tanto irregulares, al perder frente al Real Ávila y mostrar una mala imagen ante el Atlético Astorga pese a ganar, y la directiva decidió destituir al entrenador Carlos Tornadijo. Ahora con el técnico vasco Luis David Movilla, con experiencia en los banquillos del Barakaldo o el Leioa, parece que el conjunto ha enderezado su camino conforme a su objetivo.

La Gimnástica, por su parte, parece que no cede en sus pretensiones y se encuentra inmersa en el liderato con 29 puntos, tres más que el segundo clasificado, la Arandina CF, y el propio Zamora. La diferencia de puntos hace que el enfrentamiento ponga en liza una rivalidad que al término de la jornada puede abrir más la brecha o incluso igualar a ambos equipos.

Un jugador que conoce bien las dos disciplinas es Adrián Pérez (Valladolid, 1992). El lateral que ahora milita en la Segoviana jugó las dos últimas campañas en el Ruta de la Plata. Lejos de enmarcar el duelo como una ocasión especial, prefiere quitar hierro al asunto y centrarse en lo meramente deportivo para que la plantilla azulgrana siga defendiendo el cetro de la categoría. Así lo explicó el propio defensa en la rueda de prensa previa al choque: “Todos los domingos tienes a algún amigo enfrente, por eso hay que centrarse únicamente en tratar de ganar. En casa siempre tenemos que salir a por los tres puntos sea el rival que sea. Lo que motiva a un futbolista en nuestro caso es continuar ampliando la buena racha que llevamos”.

Entre las claves para que el equipo esté primero, habiendo ganado todos los partidos de casa y seguir invicto, apuntó: “Al final juegas como entrenas. Los automatismos que entrenamos durante la semana se están viendo reflejado en los partidos, gracias al compromiso y entrega de cada uno”.

Por otro lado, parece completamente recuperado de los problemas musculares que le hicieron perderse tres partidos. “Las sensaciones son bastante buenas, gracias al trabajo de Marian -la fisioterapeuta del club-. No tengo molestias”, valoró tras ya haber jugado contra la UD Santa Marta de Tormes y el Burgos Promesas 2000.