El cierre del Naturpellet Segovia Raya intenta marcharse en velocidad de un contrincante del Valdepeñas. en el decisivo partido por la permanencia disputado en el pabellón Virgen de la Cabeza. / FS VALDEPEÑAS
Publicidad

No pudo ser. El Naturpellet Segovia no pudo ganar en la pista del Viña Albali Valdepeñas y consiguientemente perdió la categoría. A los de Diego Gacimartín solo les valía el triunfo para mantenerse en la Primera División, pero tras adelantarse pronto en el marcador sufrieron para frenar a un rival muy enchufado y con el público a su lado que pudo haber sentenciado antes el encuentro de no ser por la gran actuación de Thiago Soares bajo los palos, sobre todo en la primera mitad. Pese a la derrota, los integrantes del conjunto segoviano mostraron una actitud sin reproches y lucharon hasta el final por el objetivo. Dignos gladiadores. Ahora el futuro es incierto, pero este equipo siempre será recordado por su profesionalidad y compromiso.

Comenzó el encuentro con mucha lucha e intensidad entre dos plantillas que se jugaban la vida y que durante los primeros compases del choque pusieron más empeño en no dejar hacer al rival que en buscar la puerta contraria. Y así las primeras faltas no tardaron en llegar. La primera, favorable al Valdepeñas se lanzó sin consecuencias, pero la segunda, a favor del Naturpellet Segovia en el minuto 2, terminaba con gol de Chus.

A partir de ese momento, la escuadra blanquirroja intentaba hacerse fuerte en defensa y no asumir riesgos ante un adversario que se hacía dueño del balón y estiraba líneas en busca del gol del empate. El primero en intentarlo era Juanan en el minuto 3, pero Thiago detenía sin complicaciones. Tampoco falló el meta segoviano dos minutos más tarde ante un disparo de José Mario tras una gran jugada de Chino.

Empate al descanso

El cuadro local insistía con todo ante un contrincante que no bajaba su intensidad defensiva, aunque era Thiago el que se lucía de nuevo ante un disparo de Kike. El meta de Naturpellet se estaba convirtiendo en el verdadero protagonista del encuentro y en el minuto 9 volvía a realizar un auténtico paradón, esta vez ante un potente remate de Juanan.

Las ocasiones manchegas se sucedían y en el minuto 10 era Chino el que probaba suerte con un disparo desde la frontal del área que se iba desviado por muy poco. Casi de forma seguida era Moni el que enviaba también fuera, y Thiago volvió a aparecer para evitar que el disparo de Manu García subiese al marcador. Intervenía de nuevo el meta segoviano en el minuto 19, pero cuando ya parecía que Naturpellet Segovia iba a conseguir irse al descanso con ventaja en el luminoso, en la última jugada de la primera mitad, Chino, con la zurda, conseguía poner las tablas en el marcador.

La segunda mitad comenzaba con dos equipos completamente lanzados al ataque y los goles no tardaron en llegar. En el minuto 22 el Viña Albali Valdepeñas se adelantaba en el electrónico gracias a una buena jugada de combinación que culminaba José Mario, y solo un minuto más tarde el Naturpellet colocaba el 2-2 tras un gran remate de Chus.

El Valdepeñas, a más

El partido era de ida y vuelta entre dos planteles a los que solo les valía la victoria y que no estaban dispuestos a dejarse nada en la guantera. Juanan estuvo a punto de anotar para los locales en dos buenas ocasiones antes de que lo hiciese Manu García (3-2). El gol dejó fuera de juego por unos momentos al conjunto segoviano, que en el minuto 26 encajaba de nuevo, esta vez en botas de Chino (4-2).

Se le complicaban las cosas a los de Gacimartín, que pedía tiempo muerto en búsqueda de soluciones. Se volcaba a la vuelta del parón el equipo blanquirrojo sobre la meta contraria, y Manu García evitaba bajo palos el tercer gol de los visitantes.

Gacimartín, con todo

Dani Santos y Chino pudieron ampliar la renta local poco después ante un Naturpellet que no bajaba los brazos y lo intentaba con un disparo de Raya. Pero el gol no llegaba y Gacimartín apostaba, a falta de siete minutos para el final, por atacar con portero-jugador. Pudo Edu recortar distancias para los segovianos en el minuto 34, pero su remate se encontraba con el portero local. Y con el conjunto segoviano completamente volcado sobre la meta contraria, Kike establecía el 5-2.

A partir de ahí los locales defendían con uñas y dientes ante las acometidas de un Segovia que lo probaba con todo y que conseguía reducir diferencias en botas de Chus a un minuto del final. Servía ya de poco el tanto de Chus, y menos aún después de que en la jugada siguiente Kike volviese a marcar para los locales y colocase el 6-3 definitivo en el marcador. La alegría se desató por el bando local, mientras que a los segovianos les invadió la resignación. A pesar de no poder cumplir con la salvación, este equipo termina la temporada con la cabeza alta, tal y como se lo reconocieron los aficionados que se desplazaron hasta el Virgen de la Cabeza.