Antonio Llopis celebra uno de los goles logrados desde los siete metros durante el partido ante el Atlético Novás. / DANIEL PÉREZ
Publicidad

Cuando uno consigue sus objetivos de la temporada, corre el riesgo de relajarse, y de dejar de competir. Eso es precisamente lo que no quiere hacer el Viveros Herol Nava, que después de los fastos por el título de liga conseguido en la División de Honor Plata, que lleva aparejado el ascenso a la Liga Asobal, se prepara para volver a la realidad de la competición liguera, jugando en el municipal de Nava de la Asunción un partido de campanillas frente al Balonmano Torrelavega, un conjunto que aspira conseguir lo mismo que ha logrado el equipo de Dani Gordo, un ascenso de categoría que en esta ocasión le tendrá que llegar vía play off.

El conjunto que dirige Álex Mozas, uno de los mejores entrenadores de la categoría, que el año pasado ascendió al Alcobendas a la Asobal, ha pasado por algunos altibajos en esta temporada, pero está llegando al tramo final de la competición regular en un buen momento, y aún con opciones (no muchas) de llegar al segundo puesto, que da derecho a organizar la fase de ascenso. Sea como fuere, el conjunto cántabro va a disputar esa fase, y si nada de tuerce tendrá como rival al Vestas Alarcos.

UN RIVAL DE CALIDAD

Así que se aventura partido de altos vuelos entre el campeón de Liga y uno de los mejores conjuntos de la categoría, en un duelo en el que la presión por la victoria tampoco será demasiada. El equipo cántabro cuenta en sus filas con jugadores muy determinantes como el extremo José Carlos Hernández, o el lateral Eduardo Fernández, un zurdo al que hay que seguir muy de cerca. En el central, el veterano Eugenio González sigue sentando cátedra en la ofensiva. En la portería Murillo Araújo y Marco Krimer son dos guardametas con calidad suficiente incluso para decidir partidos con sus intervenciones.

En el plantel del Viveros Herol Nava, con la sensación de trabajo cumplido, no se esperan novedades en lo referente a recuperación de los jugadores lesionados. Tanto Yeray como Paco Bernabéu y Alonso Moreno están llevando su recuperación de acuerdo con los plazos marcados, y resulta más que evidente que ahora no se les va a forzar, como tampoco se hará con ningún jugador que sufra molestias. Ahora bien, otra cosa es que el equipo no salga a competir “porque nos debemos al club que nos paga y a la afición que nos apoya todos los días”, señaló Dani Gordo, que también valoró el hecho de poder acabar la temporada como el único equipo invicto en casa con el fin de motivar a un plantel que también quiere agradecer a la afición el esfuerzo que realizó para ir a Pontevedra para animar al equipo en la pasada jornada.

De esta manera, se espera que la convocatoria que realice el técnico no difiera mucho de la que realizó en Pontevedra para medirse al Atlético Novas, con la presencia de Carlos Colomer acompañando a Ernesto bajo los palos, o la del canterano Javi Gómez, sin descartar la de algún otro de los jugadores que han realizado un gran trabajo con el equipo de Segunda Nacional, que sigue entrenando duro de cara a la fase de ascenso a Primera Estatal que se llevará a cabo en Zarautz el próximo fin de semana. El club tiene mucho interés en que el conjunto filial logre el ascenso, que considera importante para llevar a cabo la política de consolidación en la élite.