Carlos Villagrán intenta el lanzamiento en penetración ante la defensa del Vestas Alarcos en el último partido disputado en Nava de la Asunción. / ASCENSIÓN CALVO
Publicidad

A cinco jornadas para la conclusión de la temporada regular, el Viveros Herol Nava tiene por delante la primera ocasión de dejar sentenciado su título de liga en la División de Honor Plata, que lleva aparejado el ascenso a la Liga Asobal, en un hito histórico tanto para el conjunto navero como para el deporte segoviano.

Siendo ésta la primera de las cinco oportunidades que tendrá el equipo de Dani Gordo, es normal que para conseguir el éxito se deban cumplir una serie de premisas que no solo dependen de lo que pueda hacer el Viveros Herol, sino también los dos únicos conjuntos que pueden arrebatarle el título, Vestas Alarcos y Puerto Sagunto.

En el caso de los de Ciudad Real, viajan al pabellón Aritzbatalde, donde siete días antes el Balonmano Nava consiguió una victoria valiosísima ante un oponente que siempre se muestra muy efectivo en su feudo. Por su parte, el Puerto Sagunto viaja hasta Málaga, donde le espera el Conservas Alsur Antequera, otro de los equipos que saben hacerse fuertes en su cancha.

Teniendo en cuenta que restan diez puntos por disputarse, la premisa para el Viveros Herol es muy clara, necesita ganar en su casa al Barcelona B, y que ni Vestas Alarcos ni Puerto Sagunto logren puntuar en sus respectivos desplazamientos, que no son sencillos, pero tampoco imposibles para conjuntos de la calidad de manchegos y valencianos.

DISFRUTAR DEL CAMINO

Como quiera que no resulta sencillo que se den estos resultados en la jornada del sábado, el Viveros Herol se ha propuesto estar pendiente de ellos solo lo justo, y como dice Carlos Villagrán, “disfrutar del camino”. El rival que llega hasta el nuevo pabellón de Nava será el Barcelona B, toda una referencia en una categoría ideal para que se formen los nuevos valores de la cantera blaugrana, que todos los años cuenta con jugadores más que interesantes, que ya han llegado a disputar minutos en Liga Asobal con el invencible primer equipo.

El filial, que durante el primer tramo de la competición fue la referencia en la tabla, está formado por jugadores con una clara vocación ofensiva, a los que poco a poco hay que enseñar a defender. Y de ello se encarga Roi Gómez, que sabedor de las cualidades de su joven plantilla, practica un balonmano absolutamente eléctrico, con ataques rapidísimos y defensas más bien livianas, lo que le ha llevado a ser equipo más realizador de la categoría, con un promedio que casi alcanza los 32 goles por partido… y también el más goleado, superando los 31 tantos recibidos, siendo capaz de perder la semana pasada su partido ante el MMT Zamora después de haber marcado 36 goles, porque recibió 41.

LA ENFERMERÍA NO SE VACÍA

Ante esta tesitura, se plantea un partido de ritmo vertiginoso en el municipal navero, y teniendo en cuenta este hecho, más la diferencia que atesora el Viveros Herol ante sus directos rivales por el título, resulta bastante improbable que la enfermería del conjunto segoviano se vacíe en un solo inquilino, porque los dos que podrían tener más opciones de jugar minutos, que son Alonso Moreno y Álvaro Rodrigues, no se encuentran en condiciones físicas de poder soportar un partido de ida y vuelta como el que con seguridad va a proponer el Barcelona B.

Juri Knorr y Mamadou Diocou se presentan como las referencias en el filial blaugrana, pero no son ni mucho menos los únicos jugadores capaces de decidir partidos, puesto que el rival de hoy cuenta con jugadores decisivos en todas sus líneas, como es el caso de Pau Oliveras, un auténtico martillo en primera línea que ya en la ida en el Palau quebró en no pocas ocasiones a la defensa del Nava, o el pivote Adriá León, al que deberá tener muy vigilado en sus movimientos el 6:0 navero.

No cabe duda de que el partido es uno de los más atractivos de la temporada, y no solo porque puede decidir el título. El Viveros Herol tiene hasta cinco oportunidades de conseguir el ascenso a Liga Asobal, pero si no se logra esta tarde, podría ser posible en la cancha del Acanor Atlético Novás el próximo 27 de abril, puesto que después de esta jornada la División de Plata parará durante dos fines de semana, tiempo más que suficiente como para que la mayoría de los lesionados se recuperen de sus problemas físicos. Así que más que un encuentro de presión, lo que se vivirá a partir de las 18.30 horas en el pabellón de Nava será una nueva fiesta del balonmano. Como lleva sucediendo durante toda la temporada.