El atacante de la Gimnástica Segoviana Dani Arribas, baja para el partido de hoy, intenta marcharse de dos contrincantes. / KAMARERO
Publicidad

A las cinco de la tarde, y de nuevo con previsión de temperaturas muy bajas, Gimnástica Segoviana y Briviesca saltarán al campo de La Albuera para dirimir el encuentro correspondiente a la vigésima jornada de liga, que tiene un pronóstico claramente definido en favor del conjunto azulgrana, prácticamente intratable en su feudo, de donde únicamente la Arandina fue capaz de llevarse los tres puntos, y uno el Zamora. Teniendo en cuenta la situación clasificatoria del Briviesca, todo lo que no suponga una victoria gimnástica sería catalogada como la gran sorpresa de la jornada.

Y eso es precisamente lo que pretende evitar el equipo de Manu González, que en su empeño por seguir la estela del dúo de equipos que le preceden en la tabla, no debe ceder ni un solo punto en La Albuera. El técnico ya advirtió el jueves del problema que puede generar el exceso de confianza, y de la necesidad de salir a por la victoria desde el primer minuto. Cierto es que el Briviesca ha pasado por numerosos problemas defensivos, pero la competición se reinicia para todos después del parón, y se entiende que todos los conjuntos se han rearmado buscando mejorar sus cifras en la segunda vuelta.

Teniendo en cuenta las palabras de Manu cuando advirtió que “en esta segunda vuelta se verá un once más definido”, la formación que colocará de salida la Segoviana debería ser la que la mayoría de los aficionados tienen en mente, aunque en la lista de convocados se quedan fuera, además de Agus Alonso y Dani Arribas, Javi Marcos, Dani Abad e Ivi. De esta manera, el once azulgrana se plantea en principio con Facundo en la portería, Anel y Charly flanqueados por Adri y Rubén, con Manu por delante, acompañado por Asier, Dani Calleja entrando por la izquierda, Álex Conde por el centro, Mika buscando el gol… y la banda derecha con el inquilino por descubrir, puesto que la baja definitiva de Kike, más la ausencia por lesión de Arribas, abren el abanico de posibilidades.

Entre ellas, la opción de volcar a Asier a la derecha e incluir a Quino, Domingo, o Juan de la Mata, en la medular, se presenta como una alternativa más que viable, si bien existe también la posibilidad de situar a Mika a la izquierda, meter a Calleja en la derecha, e incluir en la punta del ataque a Gómez, que ya ha demostrado que puede entenderse con Mika, metiendo entonces a dos delanteros natos tratando de abrir cuanto antes el sistema defensivo del Briviesca.

Son varias las alternativas que se le abren al cuerpo técnico, pendientes también del paso adelante que puedan dar los jóvenes como Elías, que también podría tener sus minutos en el encuentro. Sea como fuere, la Segoviana se prepara para un partido más complicado de lo que se supone, en un campo que estará congelado, frente a un rival que irá creciendo en confianza con el paso de los minutos si no se logra marcar pronto, y con la presión de conseguir la victoria. Alicientes existen para que el aficionado se acerque hasta La Albuera, desafiando al frío. No todo en la vida va a ser fútbol a veinte grados.