Agustín Casado intenta superar a un rival. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Hasta el más precavido seguidor del Viveros Herol Nava habría firmado llegar al final del año 2018, entrando prácticamente en la mitad de la temporada, con el conjunto segoviano empatado a puntos en la primera plaza, en puesto de ascenso directo a Liga Asobal, y con tres puntos de ventaja sobre la pareja de terceros en la clasificación, a los que ya ha derrotado. Pero, aún así, no es época de lanzar las campanas al vuelo, y sí de trabajar duro en la preparación del último partido de liga del año, que llevará al equipo de Dani Gordo hasta el pabellón Vicente Trueba, donde le espera un Balonmano Torrelavega con serias urgencias después de pagar cara la irregularidad que mantiene en la competición.

Y eso que el conjunto cántabro lo tiene todo para ser una de las referencias de la categoría, comenzando por su técnico, Álex Mozas, uno de los mejores de la División de Honor Plata que en la pasada campaña colocó al Balonmano Alcobendas en la máxima categoría del balonmano nacional mostrando una tremenda superioridad sobre todos sus oponentes. Además, cuenta con un plantel de lo más compensado, en el que sobresalen el central Eugenio González, Eduardo Fernández en el lateral, y José Carlos Hernández en el extremo, aunque Mozas cuenta con jugadores decisivos en todas las posiciones.

Fuertes en casa

Sin embargo, el Balonmano Torrelavega no está siendo nada regular sobre todo en los encuentros que juega lejos de su cancha. Las derrotas consecutivas en las visitas a Antequera, Palma del Río y Zamora han hecho perder el paso al equipo santanderino, que se sitúa a cinco puntos del Viveros Herol en la tabla, por lo que el encuentro de esta tarde podría significar para el Nava, en caso de lograr la victoria, el dejar prácticamente eliminado a un oponente directo por la plaza de ascenso.

Ahora bien, todo lo irregular que es el Torrelavega en sus encuentros como visitante se está viendo compensado por la fortaleza que muestra como local, donde ha logrado cinco victorias en seis partidos. El juego alegre del conjunto cántabro alcanza su máxima expresión en los partidos de casa, donde los ataques rápidos y el contragol se convierten en la nota dominante de sus partidos.

El Viveros Herol ha venido preparando durante toda la semana la manera de contrarrestar este juego tan ofensivo del Torrelavega. La premisa pasa por forzar los ataques largos del rival, para lo que es imprescindible hacer rápidos repliegues en cuanto se culminen los ataques. El equipo afronta el encuentro ya recuperado físicamente de los tres encuentros que disputó en una semana, sabedor de que puede finalizar el año en un puesto de lo más destacado.

Julián Souto no reforzará al Viveros Herol Nava de cara a la segunda vuelta

La baja de larga duración de Adrián Rosales llevó al Viveros Herol Nava a sondear el mercado, como haría cualquier club, en busca de algún jugador que pudiera venir a reforzar al equipo, si bien la plantilla fue paulatinamente elevando su nivel, sumando efectivos válidos en la primera línea que minimizaran la ausencia del jugador gallego.

De entre todos los nombres que ‘sonaron’ en la órbita del conjunto segoviano, destacó el del argentino Julián Souto Cueto, primera línea que se proclamó hace un mes campeón de la liga nacional brasileña militando en las filas del Pinheiros, y que es un habitual en la Selección Argentina de balonmano, de la que se esperaba su convocatoria para el Campeonato Mundial que se celebrará en Alemania y Dinamarca. Sin embargo, el jugador fue suspendido de manera provisional al haber dado positivo en un control antidopaje celebrado en el mes de octubre en la liga brasileña de balonmano, y aunque se levantó la suspensión, el seleccionador argentino Manolo Cadenas no le ha convocado para el Mundial, y el Viveros Herol ha renunciado a su posible incorporación, por lo que Julián Souto no jugará en el conjunto navero.