De las canchas a los banquillos

Tras pasar por todas las categorías del Club Balonmano Nava, Oliver Ajo deja a un lado su labor como jugador para ser el entrenador del equipo de Segunda División.

0

El Club Balonmano Nava, fundado en 1976, cuenta en la actualidad con equipos en todas las categorías de la base, tanto masculina como femenina, además de los conjuntos masculinos en Segunda División y en Primera Nacional.

En la localidad navera hay personas que empezaron en este deporte desde pequeños, y que han ido pasando por todas las categorías y estamentos del club. Una de estas personas es Oliver Ajo, jugador, directivo del Balonmano Nava desde hace ocho años, y a partir de esta temporada, entrenador del equipo de Segunda División.

Hombre de la cantera navera desde categoría infantil y en activo hasta la temporada pasada, Ajo llegó a formar parte de la plantilla que consiguió el campeonato de Liga y el ascenso, y que debutó en la Primera Nacional.

Además, es integrante del grupo de monitores del campus de verano del Balonmano Nava y siempre está dispuesto para ayudar a los entrenadores de la base.

Como directivo, una de sus principales responsabilidades es la de encargado de gestionar la logística de la ropa deportiva y merchandising, a lo que hay que sumar la labor que lleva a cabo como gestor de la página web del club (www.balonmanonava.com).

¿Qué supone para usted esta nueva etapa como entrenador?

Para mí es un nuevo reto que afronto con mucha ilusión. Voy a pasar a estar en el vestuario al lado contrario de donde estaba acostumbrado, lo cual es una responsabilidad mucho mayor, ya que tendré que afrontar, no sólo la parte técnica, sino también la gestión de un grupo humano.

Además, Raúl Álvarez hizo un gran trabajo y sé que estaré expuesto a la comparativa. La parte positiva es que he sido integrante de esa plantilla muchos años y sé cuáles son los problemas que le rodean, como por ejemplo la imposibilidad de entrenar más de un día a la semana, así que intentaré que todos los factores adversos nos influyan lo menos posible.

En la temporada pasada el equipo estuvo a las puertas de clasificarse para jugar la fase final. Con esta plantilla, ¿hasta dónde puede llegar el equipo?

Siempre las expectativas son las más altas, y más aún cuando estas a punto de empezar. Pero hay que ser realistas y saber cuál es el lugar de cada uno. Trabajamos para intentar estar en la parte alta de la clasificación, pero lo importante en este equipo es que cada jugador aprenda y coja confianza, ya que es un conjunto muy joven y debe de servir como antesala para dar el salto al primer equipo. Conozco a todos y sé el máximo que puedo esperar de cada jugador. Les pido trabajo y esfuerzo, porque así los resultados serán positivos.

La temporada se inicia este domingo en casa (12:30 horas), frente a un rival más que conocido por los naveros, el Ciudad de Béjar. ¿Qué puede contar del rival?

Tras la renuncia del Balonmano Tormes ha sido una semana de incertidumbre, ya que no se sabía si se volvería a sortear el calendario, y retrasar el inicio de Liga o mantener el vigente. Pero lo importante es que esto ya empieza, e intentaremos dar el cien por cien en cada momento. Béjar es un rival duro porque los enfrentamientos con ellos suelen ser muy físicos, donde tienes que mantener la cabeza fría, ya que ellos saben manejar bien las situaciones en partidos broncos.

Esta temporada su equipo no cuenta con un patrocinador, por lo que aparecerá en sus encuentros con el nombre de Club Balonmano Nava. ¿Cómo les afecta esto?

Vivimos unos tiempos difíciles y entendemos que cada vez es más complicado lograr patrocinios como en años anteriores, pero la actuación del club en materia económica es en conjunto. Que haya menos dinero no significa que alguien vaya a salir perjudicado especialmente. Intentamos hacer todo lo posible por minimizar los gastos.