Confirmación o desquite

El Madrid pretende alargar su buen momento en la ida de ‘semis’ y el Barça busca venganza por la final copera.

1

El Santiago Bernabéu acogerá hoy el tercer clásico en 11 días, en el estreno de una eliminatoria de semifinales de la Liga de Campeones que colocará al Real Madrid o al Barcelona en la ansiada final de Wembley, en busca de la supremacía europea. Ayer mismo se conoció que uno de los protagonistas a los que se esperaba, Andrés Iniesta, se perderá la cita por una contractura en el gemelo, lo que aumenta los problemas para un conjunto catalán con bastantes bajas, sobre todo en la zaga.

De salida, el partido no es tan definitivo como el de hace una semana en la Copa del Rey; aunque puede resultar muy importante, constituirá solo la primera parte de un duelo de al menos 180 minutos, y que se augura apasionante vistos los últimos precedentes.

El 1-1 firmado por ambos en la Liga el pasado 16 de abril quebró una racha desoladora del Madrid, que acumulaba cinco derrotas consecutivas ante su gran rival, incluidos un 2-6 en el coliseo blanco o un 5-0 en el Camp Nou. Para modificar la mala trayectoria, el técnico José Mourinho apostó por un ‘trivote’ que le trajo beneficios; pese a que el marcador dejó el torneo prácticamente sentenciado a favor de los ‘culés’, mostró el camino hacia el éxito.

Esa misma táctica -mejorada con Mesut Özil como falso ‘9’- sorprendió al oponente en la final de Mestalla; el Barça se sintió asfixiado hasta el descanso y pudo encajar varios goles. Mejoró en el segundo acto, pero terminó cediendo en la prórroga a causa de una diana de Cristiano Ronaldo.

Aunque la sensación en el bloque de Concha Espina es de enorme confianza y de que pasa por un mejor momento que el contrincante, la escuadra de la Ciudad Condal no se va a rendir antes de tiempo, porque tiene fe en su calidad y en sus posibilidades. De hecho, en el vestuario azulgrana se resalta que ellos dominaron en varias fases de los dos clásicos anteriores, y que solo faltó puntería.

Con respecto a las alineaciones iniciales, salvo que se produzca una sorpresa de última hora no habrá grandes modificaciones en las estrategias.

Mourinho, que se verá obligado a prescindir del sancionado Ricardo Carvalho y del lesionado Sami Khedira, en principio no cambiará el dibujo, y recurrirá a Raúl Albiol y Lass Diarra. Hombre por hombre.

Por su parte, el Barça hará una sustitución en la portería, pues el titular habitual, Víctor Valdés, será el elegido. Ante las bajas de todos los laterales izquierdos, parece que Carles Puyol retornará para ocupar esa plaza; por Iniesta saldrá o Seydou Keita o Thiago Alcántara.