Con la hipoteca a cuestas desde el vestuario

Un buen CD La Granja encaja un gol en el primer minuto y pierde a Pluma.

Si el CD La Granja celebró el pasado sábado que, en un partido incierto, por fin cayera la moneda de su lado, en la tarde de ayer pagó con creces su cruel regreso al equilibrio. Forzados a arriesgar a Pluma, que superó sin incidencias el calentamiento, el conjunto granjeño consumó el infortunio en la primera jugada del encuentro. Las instrucciones de salida eran claras: despejar hacia las bandas. Con esa idea, Javi Marcos se deshizo del primer esférico, pero le llegó a otro Marcos, de nombre, que se midió con Pluma en velocidad. Si el central hubiera sido un hueso en condiciones normales, el sprint le hizo recaer de la contractura que arrastraba y el atacante del Atlético Bembibre batió a Yiyo con un disparo raso. Fue la excepción a un dominio total del cuadro segoviano, un veredicto que confirmó el técnico local, Fernando Ministro: “La Granja nos ha ganado, menos a los puntos, en todo”.

Pluma abandonó el césped dos minutos después y queda descartado para la visita el miércoles del Atlético Tordesillas. La reacción visitante fue inmediata y Adrián forzó en el minuto 8 al meta Ivanildo, el héroe de la tarde, a sacar las alas para interceptar un balón que se colaba por la escuadra. El dominio se acentuó con el paso de los minutos. El nivel físico de La Granja, trabajado en esta minipretemporada forzada, brilló en un campo de grandes dimensiones

Dominio estéril

El descanso acentuó las prisas de La Granja y el conservadurismo de los locales. Ivanildo volvió a frustrar a Jero y a Juanlu, que enganchó una vaselina envenenada a la que el meta supo reaccionar. Sin ocasiones tan claras, el control granjeño, que juntó muy bien la segunda línea con su punta, fue la tónica dominante del choque.

El Atlético Bembibre se limitó a contragolpear cuando se terció, principalmente con Marcos, que obligó a su tocayo de apellido a redimirse del error del gol. Las llegadas locales se tornaron más peligrosas según fue incorporando efectivos el cuadro granjeño en los minutos finales, pero la prioridad local era asegurar esa temprana ventaja. Los segovianos no obligaron a Ivanildo a otra heroicidad y el partido murió mientras el Bembibre, que buscó el alivio en balones directos a su punta, Joshua, agotaba el reloj en el córner rival.

CORTOS DE EFECTIVOS

El equipo volvió a Segovia “con cara de tontos” por un partido del que sacaron sensaciones positivas, pero tuvieron que lamentar la falta de efectivos. La baja de Guillermo, que no suele viajar por asuntos personales, unida a la pérdida de Javi Velasco, pone al cuerpo técnico en una disyuntiva a la hora de cerrar las convocatorias.

Aunque la derrota de la Cebrereña, que marca la salvación, alivia el panorama de La Granja, el triunfo de Villa de Simancas ante La Bañeza supone un inconveniente. La visita del Tordesillas a El Hospital este miércoles se torna decisiva. El fútbol es cuestión de interpretaciones. Si la Granja podía presumir de vencer en su cita previa, ahora el mensaje se torna nocivo: tan solo suma tres puntos de los últimos 21 posibles.

FuenteL.J.G. 
Compartir