¡Campeones!

El Nava goleó al Bejarano para alzarse con su primer título de Liga en la Segunda División de balonmano, y sus jugadores recorrieron la calle principal del pueblo para compartir la gran victoria con los aficionados

Y sonó el tan esperado cántico de “Campeones…. Campeones”, y las gradas saltaron de alegría proyectando una imagen emocionante y contagiosa hasta poner los pelos de punta. Todo el pabellón a rebosar de una afición y un pueblo volcado con su equipo, el Nava Caja Segovia, para celebrar un momento que abre página nueva en la historia de este club que cumple 33 años (1976-2009).

Media hora antes de comenzar el encuentro el ambiente ya estaba en auge. Hubo entrega de trofeos en reconocimiento de la participación de jugadores como Luisma Lorasque y Samuel Rubio, más la del auxiliar Jesús María Díaz y el entrenador José Alberto Vázquez. Ellos lo recibieron de manos de un veterano activo tan vinculado al club como Santiago Rodríguez “Santi”.

Para cantar el alirón había antes que ganar al conjunto del CP Bejarano, que visitaba la cancha navera. Y una vez más el equipo de casa inquietó a sus seguidores, porque había muchos nervios y el marcador no se alejaba más allá de dos o tres goles a favor. El Nava no llegaba a tomar posiciones y los errores en defensa posibilitaban las entradas del conjunto visitante, muy motivado por el ambiente de una gradas llenas y expectantes.

Además, en ataque los lanzamientos se estrellaban contra los postes de la portería rival. Con dos goles a favor (17-15) se cerraba la primera parte, pero el recital de balonmano estaba por llegar y se produjo de inmediato, ya que nada más salir del vestuario se comenzó a ver la talla del aspirante a proclamarse campeón. Así fue y la maquinaria goleadora comenzó a funcionar. Con vistosas jugadas llegaban lanzamientos exteriores, penetraciones en la línea de los seis metros, incursiones por los extremos y mortíferos contraataques.

Todo el conjunto navero daba la talla de campeones y Alberto Vázquez movía todo el banquillo para disfrutar del momento. Los bejaranos caían rendidos y el Nava se proclamaba campeón absoluto de la liga. Un triunfo en el que la mano de Alberto Vázquez ha sido determinante, como su compromiso de llevar al club a campeón en dos temporadas. Su carácter serio y prudente le hacían guardar su satisfacción, pero sus ojos brillantes le delataban.

Proclamado campeón, la alegría fue desbordante entre todos los jugadores . Hubo paseo por la calle principal del pueblo para recibir los honores y compartir el triunfo con los vecinos. Paseo triunfal para acabar con remojón en el emblemática fuente -”Caño del Obispo-”, de 1683. Ahora se presenta el reto de la fase de ascenso a Primera División que se espera disputar en Nava de la Asunción del 1 al 3 de mayo. La candidatura ya está presentada.

FuenteAmaruarri 
Compartir