Alpe d’Huez, agonía y belleza para cuatro triatletas del IMD Segovia

Uno de los triatlones de larga distancia más espectaculares unió en Francia a 1.000 atletas

3

El 1 de Agosto se disputó en Francia la décima edición del Triatlón de Alpe d’Huez, uno de los triatlones de larga distancia más duros y espectaculares que pueden encontrarse en Europa.

Cerca de 1000 triatletas acudieron desde todas partes del mundo para tomar la salida de esta prueba, entre ellos cuatro representantes del club Triatlón IMD Segovia, Israel Tapias, Alberto Muela, Isaac Gala y Ángel Orosa, que tendrían que enfrentarse primero a 2,2 kilómetros de natación con una temperatura del agua de tan solo 14º y una sensación térmica que no superaba los 10º en el momento de tomarse la salida. Tras ese gélido comienzo, se verían obligados a entrar rápidamente en calor por la dureza del circuito ciclista, en el que debían cubrir 115 kilómetros incluyendo la ascensión a tres puertos, el último de ellos, el mítico Alpe d’Huez. Y finalizarían recorriendo 22 kilómetros de carrera a pie, en un circuito que transcurría por los increíbles paisajes alpinos de la zona.

La actuación de los triatletas del club segoviano fue destacada, dejando “bien alto” el nombre del club Triatlón IMD Segovia a nivel internacional con dos deportistas entre los 100 primeros clasificados: fueron Israel ,que finalizó en 73ª posición absoluta y 4º de su grupo de edad con un tiempo de 6 h y 55 minutos, seguido de cerca por Alberto, que cruzó la meta en el puesto 82º (19º de su grupo de edad) en un tiempo de 7 horas y 1 minuto. Menos de 20 minutos después (7 horas y 19 minutos) terminaba Isaac ocupando la 133ª posición, mientras que Ángel, tras reparar un pinchazo en el segmento ciclista, finalizaba en el puesto 274 con un tiempo de 7 h y 53 minutos, mejorando en 40 minutos su mejor marca en esta competición pese al imprevisto mecánico.

Los cuatro deportistas, al igual que la entrenadora desplazada a la prueba, Maite Bernabé, valoraron muy positivamente los resultados, destacando la dureza de la prueba, incrementada por la baja temperatura del agua, que provocó numerosos abandonos. El club destaca el “esfuerzo y mérito de estos cuatro triatletas, que junto con el resto de miembros del equipo están peleando por tener presencia internacional”.