Al fin resucita Kaká

El brasileño empieza a parecerse al del Milan mientras Xabi Alonso se echa encima al Madrid ante un débil Ajax.

0

El Real Madrid goleó ayer al Ajax holandés 3-0 para convertirse en líder del Grupo D, en un partido basado en la figura de Xabi Alonso, que ofreció un recital del pase en largo, con el brasileño Kaká confirmando su resurrección, asistiendo y marcando, para reivindicar el regreso de su verdadera imagen. Inventó una nueva fórmula José Mourinho para juntar en el equipo titular al voluntarioso Kaká y Mesut Özil.

Le dio resultado. Nunca bajó los brazos en la lucha por recuperar al controvertido jugador, aquel que deslumbró al mundo en el Milan. El de ahora, se va acercando. La confianza que siempre le ha faltado de blanco, le hace ahora fuerte encadenando buenas actuaciones.

A la espera de Nuri Sahin, un futbolista que puede cambiar el sentido del juego, todo se reduce a Xabi Alonso. Cuando hay presión asfixiante del rival, el fútbol madridista se reduce a un gesto de calidad individual o a la velocidad al contraataque. Ante equipos menores le sirve. La duda es el resultado que le dará con los grandes.

El Ajax tiene inscrito en su currículum un pasado de fútbol vistoso. Alejado en el presente de aquella época dorada, lo que no pierde son sus credenciales. Fiel a su estilo, saltó en el Bernabéu con tres atacantes. A presionar. No sabe jugar a otra cosa. Y el Real Madrid por segundo partido consecutivo -ya lo consiguió el Rayo- se atasca. Los de Sandoval marcaron en el primer minuto y los de Frank De Boer pudieron repetirlo. Iker Casillas estuvo salvador. Sacó una mano abajo a Derk Boerrigter. Pegado al palo. Los minutos de dudas fueron desaprovechados por el Ajax. Las buenas maneras de Eriksen no tuvieron premio. Sigthorsson y De Jong perdonaron.

La ausencia de fútbol madridista la comenzó a corregir el tolosarra con desplazamientos de balón en largo. Puro oxígeno para el equipo. Ronaldo participaba poco y el peligro aparecía con la magia de Özil. A los 17 minutos diseñó una jugada para Khedira que dejó solo a Benzema. Aún piensa el francés en cómo pudo fallar.

La igualdad se rompió con la especialidad de la casa. Ningún equipo en el mundo contragolpea mejor que el de Jose Mourinho. En una acción de manual, repleta de velocidad, el balón pasó por Kaká, Özil, Benzema y gol de Cristiano.

El tanto hizo tambalearse a los holandeses. Pasaron minutos de apuros, con Vermeer interviniendo ante Özil, pero viendo cómo Kaká enganchaba un disparo imparable. Un nuevo balón a la espalda de la defensa de Alonso encontró la velocidad de Cristiano, que asistió.

Llegaba al descanso el Real Madrid con los deberes hechos. Por si había dudas sentenció con el tercero a los 49 minutos. Otro pase milimétrico de Xabi Alonso que acabó con Kaká mostrando su cara más generosa, al regalar el gol a Benzemá, que se desquitó.

Se replegó el conjunto de Mourinho, que cumplió su último partido de sanción, y cedió ocasiones a un Ajax al que le faltó fe para marcar. El final dejó una lesión muscular de Benzema y el debut de Hamit Altintop. Al fin.