A un triunfo de la gloria

El Nava Caja Segovia, tras ganar ayer al Amibal, necesita vencer hoy al La Salle para lograr el ascenso

Ya queda menos. Una vez sobrepasado el segundo tramo de esta carrera maratoniana que es la fase de ascenso, el Balonmano Nava Caja Segovia se encuentra a la par del La Salle Maravillas en la cabeza de carrera, y ahora solo queda dar el estirón definitivo para entrar el primero en meta. Hoy se decide quien alcanzará la gloria de la Primera División, pero para llegar a esta situación los segovianos tuvieron que emplearse a fondo ayer para deshacerse del Beatriz Hoteles Amibal por cinco tantos de diferencia (29-34).

Empujados por el público –que de nuevo fue el octavo jugador– los hombres de Alberto Vázquez sufrieron una fuerte defensa por parte de los toledanos, que actuaron ayer como equipo local. Conocedores de la rapidez del Amibal, el Nava intentó llevar el ritmo del encuentro a base de ataques largos. Gracias al acierto de Ismael Villagrán, autor de los tres primeros tantos segovianos, el equipo se mantuvo firme, pero a los diez minutos el marcador era de empate a cinco, por culpa de un par de pérdidas de balón de un Nava que jugaba con uno menos tras la exclusión de Luis.

Hasta la mitad de la primera parte los porteros protagonizaron una serie de acciones salvadoras, pero el Nava no pudo evitar pasar del minuto 15 de partido con una desventaja de 9-7. Los manchegos se mantuvieron por encima durante casi todo este periodo, aprovechándose de lo errores. Solo el navero David, extraordinario bajo palos, impidió que el Amibal se despegara. Aún así, el equipo de Alberto Vázquez no retomó la ventaja hasta el minuto 25, con un tanto del pivote Luis, si bien los toledanos consiguieron marcharse al descanso con un triunfo parcial de 16-15, gracias a un tiro de siete metros convertido por su especialista Álvaro Izquierdo.

La segunda mitad del partido empezó mal para el Nava Caja Segovia, que falló un lanzamiento de siete metros y no supo aprovechar las pérdidas de balón del Amibal. Así, se encontraron otra vez por debajo en el marcador, remando contra la corriente y con una preocupante flojera defensiva de la que el conjunto rival sacó provecho, aumentando la ventaja a tres goles (22-19).

Desde entonces (con más de un cuarto de hora por delante) las exclusiones condicionaron el resto del partido, dejando a ambos equipos con inferioridades. Precisamente en un cinco contra cinco el Nava colocaba de nuevo el empate en el electrónico (23-23), que más adelante fue un 26 a 26 gracias a los goles de Luis y dos de Alberto García.

Al Nava cada vez le quedaba menos tiempo para remontar, pero su movimiento de banquillo y el apoyo de su público sirvieron como una inyección extra de gasolina para aguantar enteros el resto del encuentro.

Por su parte, el Beatriz Hoteles Amibal empezaba a notar el cansancio, de manera que la única manera de poder parar la máquina navera era a base de faltas. De este modo, en el minuto 51 los manchegos vieron su primera tarjeta roja y, a partir de entonces –tras otra buena parada de David–, por fin los segovianos se colocaban 28-29. Así, gracias a un parcial final de 1-5 en unos arrolladores últimos cinco minutos, el Balonmano Nava Caja Segovia consiguió su segundo triunfo en el Grupo E de un ‘play-off’ tan competido que el equipo que quiera ascender va a tener que ganar todos los partidos. ¿Quién lo logrará? La solución, hoy.

FuenteDavid López Prieto 
Compartir