Los manifestantes contra VOX permanecieron en las inmediaciones del Hotel Cándido./KAMARERO
Publicidad

Los ecos del acto político celebrado en la tarde del domingo por VOX Segovia y la manifestación en contra organizada por colectivos autodenominados antifascistas mantienen la polémica sobre los incidentes ocurridos en el transcurso de la tarde.

Así, el partido hizo pública ayer una nota de prensa en el que responsabiliza a la Subdelegación del Gobierno de la “falta de previsión” a la hora de abordar la seguridad en las inmediaciones del Hotel Cándido, lugar elegido por la formación política para reunir a cerca de 600 personas -según los datos facilitados por la propia organización- en el acto en el que participó el secretario general Javier Ortega Smith.

En la nota de prensa, VOX señala que presentó un escrito ante la Subdelegación del Gobierno para comunicar la celebración del acto, que fue debidamente respondido por la Administración, y cuestiona que los manifestantes ultraizquierdistas que se dieron cita en los aledaños del Hotel Cándido tuvieran permiso para la concentración.

En este sentido, el partido expresa su confianza en que la Policía Nacional “haya identificado a los manifestantes y sean sancionados administrativamente”, apelando al artículo 514.4 del Código Penal en el que se indican penas de hasta tres años de prisión para quienes “impidieren el legítimo ejercicio de las libertades de reunión o manifestación o perturbaren gravemente el desarrollo de una reunión o manifestación lícita”.

El partido señala que la Subdelegación debió “poner vallas o disolver la manifestación de extrema izquierda que impedía el acceso de la gente de bien al acto de VOX Segovia”, y denuncia que los manifestantes “profirieron amenazas de muerte y zarandearon al coordinador en Segovia, al que encima denunciaron por lesiones”.

Además, expresó su satisfacción por el desarrollo de un acto que “trajo la esperanza a Segovia”, así como por la “respuesta de la Segovia valiente, que pese a las amenazas e impedimentos consentidos por la Administración, llenaron el salón con cerca de 600 personas”.

denuncia

Por otra parte, uno de los manifestantes de la concentración contra VOX presentó ayer en la Comisaría una denuncia contra el coordinador de la formación Nazario Merino por una presunta agresión recibida por su parte.

Según el testimonio que expresa en su muro de Facebook, la agresión fue fruto de un intercambio de descalificaciones entre ambas partes motivada por que el agredido estaba realizando fotos a quienes acudían al acto político.

El agredido asegura que en un momento dado, Merino “me propina una bofetada a la que yo intento esquivar, pero me da”, y posteriormente sus compañeros de partido y la policía le sacan del lugar de los hechos.

Por su parte, Nazario Merino se reafirma en el relato de la nota de prensa, y precisó que muchas de las personas fueron recibidas “con insultos y escupitajos”, y fue él mismo quien tuvo que velar por la seguridad del evento dando aviso al 112 “porque no había policía”.