El Restaurante Casares ofreció en su cata vinos de Almansa, Campo de Borja, Jumilla, Rueda y Vinos de la Tierra de Castilla y León. / diego gómez
El Restaurante Casares ofreció en su cata vinos de Almansa, Campo de Borja, Jumilla, Rueda y Vinos de la Tierra de Castilla y León. / diego gómez
Publicidad

Los restaurantes El Tartare y Casares cerraron el primer fin de semana del Otoño Enológico de Caja Rural, con llenos en los establecimientos hosteleros y un gran interés por parte de los segovianos en conocer los vinos de la tierra y también de fuera de la comunidad. Mientras que El Tartare ofreció tres degustaciones gastronómicas, con una selección de tres vinos de Bodegas Vagal (DOP Valtiendas), el Casares armonizó un menú degustación con vinos del Grupo Juan Gil, dirigido por la sumiller Laura Herráez.

Los asistentes a la cena en Casares tuvieron la oportunidad de degustar grandes caldos de Almansa, Campo de Borja, Jumilla, Rueda y Vinos de la Tierra de Castilla y León, que maridaron en perfecta armonía con platos de autor, primero con unos entrantes de mar y luego con platos tanto de mar como de tierra. Ángel Palomo y su equipo han conseguido con este menú aunar el sabor de la tierra y el mar junto a estos grandes caldos, y a su vez darles un toque exótico, con ingredientes como pueden ser el yuzu, el coco o la lima. El grupo musical Wine Notes amenizó la cena en Casares, mientras que en El Tartare la nota musical la puso Silvia Sanjuán.

El Otoño Enológico se reanudará el jueves que viene, con sendas catas en El Diablo Cojuelo y la Fonda Ilustrada Juan Bravo, con vinos de la Ribera del Duero y de Rioja. La fiesta gastronómica seguirá el viernes y sábado con salidas ya a la provincia.